Prediabéticos deben cuidar el tipo de carbohidratos que comen

Un diagnóstico de prediabetes es en realidad una alarma para cuidarse más y evitar la diabetes y la consecuente dependencia de insulina artificial. Dos cosas son fundamentales para quienes tienen este diagnóstico: cuidar lo que comen y hacer aunque sea un poco de ejercicio.

Insulina de acción prolongada, un tratamiento eficaz

Cuando se es incapaz de regular la cantidad de azúcar en la sangre, la inyección de insulina de acción prolongada puede cooperar con el inicio de una vida convencional en los pacientes de diabetes. Esta es una condición que se presenta con el tipo 2 en el ocho por ciento de la población zuliana por el alto nivel de glucosa en la sangre. Esto se genera por una inadecuada producción de insulina del cuerpo o porque las células no responden adecuadamente a la sustancia. 

Dejar el azúcar, ¿locura o sensatez?

En una resolución drástica, Danièle Gerkens, periodista especializada en temas de salud en la revista francesa ELLE, decidió eliminar por completo el azúcar de su alimentación durante un año, sin recurrir luego a edulcorantes.

Aunque no sufría de sobrepeso preocupante, la periodista cuenta que perdió 6 kilos “de grasa acumulada” durante ese lapso. Entre los otros efectos positivos, constató menos alergias, menos arrugas y más energía.

Para realizar ese desafío, tuvo que cambiar no sólo el contenido de su despensa, sino también algunos ritos, como terminar cada comida con algo dulce. Durante los primeros días, la periodista cuenta que se sentía con el síndrome de abstinencia.

Alertan sobre los riesgos de adelgazar sin supervisión médica

Más de la mitad de los argentinos sufre obesidad o sobrepeso, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud de la Nación, realizada en 2009. Ante estos problemas, muchas personas salen a buscar soluciones rápidas, en especial cuando llega el calor primaveral y tienen que usar ropa más liviana.

Quien está en línea

Hay 419 invitados y ningún miembro en línea

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta-v