Hígado graso, resultado de un mal estilo de vida

Pin It

El actual estilo de vida de la población relacionado con la alimentación, actividad física, estrés, entre otros, son aspectos que han incrementado este padecimiento desde la última década. El hígado graso consiste en una infiltración de grasa mayor a lo normal que se puede prevenir tomando en cuenta recomendaciones de salud y cambio de hábitos, expuso el internista del Hospital General de Zona No.2, del IMSS en San Luis Potosí, Miguel Ángel Paredes Granado.

Señaló que el Instituto Mexicano de Salud, trabaja en acciones para combatir la obesidad que afecta en edad infantil y adulta, debido a que se encuentra relacionada con otras de tipo crónico como la diabetes, hipertensión, y en este caso específico del hígado graso.

El hígado graso es una enfermedad crónica, que ha tomado auge desde hace 10 a 15 años aproximadamente, con una prevalencia del 20 por ciento en la población adulta y un 5 por ciento en la población infantil. Presentar este padecimiento, no es un evento que surja aislado, habitualmente va de la mano con el síndrome metabólico, que está conformado por: hipertensión, triglicéridos altos, diabetes, colesterol, ácido úrico alto y presencia de mayor contenido de grasas en el hígado. Sin duda otro padecimiento ligado a la obesidad.

El problema en el mundo actual es el estilo de vida, “estamos acostumbrados a un modelo de vida dañino para la salud: sedentarismo, alimentación mal balanceada, ayunos prolongados y después una ingesta exagerada de carbohidratos, grasas y azúcares, episodios de estrés frecuentes y no realizar ningún tipo de ejercicio”, advirtió.

Paredes Granado, invitó a la población a transformar el actual estilo de vida en saludable, adquirir el hábito del ejercicio, aprender a comer, a manejar el estrés y acudir a un chequeo médico regular sobre todo después de los cuarenta años de edad.

Fuente: La Orquesta

Pin It