El último 'truco' para dejar el azúcar: dormir más

Sufrir una mala noche de sueño, tanto en calidad como en cantidad, no solo ha demostrado provocar irritabilidad y mal humor durante todo el día siguiente. De hecho, se ha relacionado con el aumento de riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 y la enfermedad de Alzheimer, entre otras patologías.

Ahora, un pequeño estudio procedente de Reino Unido también ha relacionado las malas noches de sueño con algo más, que a su vez tendría relación con algunas de las enfermedades asociadas al insomnio: dormir mal aumenta el antojo de alimentos azucarados.

Así lo sugiere un trabajo publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, el cual corroboraría que dormir menos de las siete horas recomendadas cada día se vincularía a diversos problemas de salud, como la obesidad, el síndrome cardiometabólico, la diabetes, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Si bien en anteriores trabajos se ha llegado a la conclusión de que, sólo en EEUU, una de cada tres personas duerme menos de 6 horas cada noche, en éste se ha querido ir más allá. Teniendo en cuenta estos datos, los científicos han querido relacionar la falta de sueño con la ingesta diaria de nutrientes.

Fuente: El Español