Enfermedades renales y sus consecuencias

Pin It

“La nefrología es la especialidad médica que se ocupa del estudio de la estructura y función renal, y que incluye la prevención y tratamiento de las enfermedades renales”, fue la definición que dio el doctor Juan Manuel Ardavín Ituarte, especialista en Medicina Interna y nefrología, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Actualmente es director general de la Clínica de Hemodiálisis del Hospital Sedna, donde atiende a pacientes que ya están en tratamiento y a los que apenas son diagnosticados con algún problema renal. “La principal función de los riñones es limpiar la sangre de toxinas, eliminar agua, secretar hormonas, además de colaborar en la actividad de la vitamina D, la encargada de graduar los niveles de calcio y fósforo en la sangre. Tales órganos están diseñados para filtrar 100 ml por minuto, pero la capacidad para realizar esta actividad disminuye naturalmente con la edad; pero hay factores externos que también impiden ese proceso, como la diabetes, la hipertensión o simplemente por herencia”.

El nefrólogo destacó que ocho de cada 10 pacientes visitan el consultorio por una infección de vías urinarias, un problema que para muchos es muy común, pero a la larga puede convertirse en una grave y verdadera enfermedad, que necesita tratamiento urgente, ya que en ocasiones, el riñón ya presenta daños severos.

“La insuficiencia renal, como su nombre lo indica, es la pérdida de las funciones del riñón que vienen reflejadas como un deterioro progresivo y generalmente irreversible y como consecuencia, se produce una acumulación de sustancias nitrogenadas en la sangre y una elevación de la creatinina plasmática, que es lo que se detecta en los análisis de sangre”.

Si se trata de pacientes con diabetes y/o hipertensión, la evaluación de la función renal y los estudios clínicos se deben realizar periódicamente para actuar de inmediato, si es que existe alguna anomalía. “Lo ideal, como en todos los problemas de salud, es el diagnóstico a tiempo, es una cultura asistir al doctor; aunque se sientan bien, hay que hacer un chequeo general”.

El doctor hizo hincapié en que es importante saber cuál es la condición real de los órganos, ya que si la función renal está en un 50 o 60 por ciento, existe la oportunidad de ayudar al paciente y evitar el paso al tratamiento de diálisis. Es importante señalar que el trasplante es una de las mejores alternativas para los pacientes, ya que se puede recuperar la función en un 70 y hasta el 100%, según los casos.

“Por el momento no hay un medicamento que recupere la eficiencia renal, pero sí existen para controlar los factores de progresión, pero siempre y cuando la alimentación sea balanceada, sin altos niveles de sodio ni glucosa, y mantener una hidratación mínima de ocho vasos de agua diarios, si es litro y medio, mucho mejor”, concluyó.

Fuente: El Sol de México / Mildred Estrada

Pin It

Quien está en línea

Hay 288 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta