Consejos para prevenir o revertir la resistencia a la insulina

Pin It

Cuando se ingieren alimentos, el nivel de glucosa en la sangre aumenta. Ante ello, el páncreas secreta una hormona llamada insulina, que ayuda a sacar la glucosa de la sangre, depositarla en las células y así obtener energía para el organismo. Pero ¿qué pasa cuando el organismo no responde a la insulina que produce? A ese proceso se le conoce como resistencia a la insulina o insulinoresistencia.

Si no existe un cuidado respecto a ella, con el tiempo el nivel de glucosa en la sangre empieza a aumentar, pues disminuye la cantidad de insulina en el páncreas, y se desarrolla pre-diabetes y luego diabetes tipo 2. La insulinoresistencia no presenta síntomas porque no es una enfermedad en sí misma. Por eso es que hay que estar atentos ante las señales que el cuerpo pueda manifestar.

Si bien no hay claridad respecto al origen de esta insulinoresistencia, sí existen causas que puedan explicarla, dentro de los cuales están los antecedentes familiares, que hacen referencia al historial de salud de padres o hermanos; información personal, que abarca desde el peso de nacimiento hasta la actividad física, pasando por la talla y la dieta que se sigue; además de los medicamentos, que muchas veces pueden afectar el apetito y de paso al metabolismo de la glucosa y lípidos.

Asimismo, la doctora Aida Maggi comenta que esta condición médica también está asociada a otras señales riesgosas para la salud, como niveles de colesteroles “malos” (LDL) aumentados (triglicéridos), colesteroles “buenos” disminuidos (HDL), presión arterial elevada y obesidad abdominal. Este conjunto de variables se conoce como Síndrome Metabólico, y su presencia incrementa el riesgo para desarrollar complicaciones cardiovasculares, donde destaca el endurecimiento de las arterias, enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares.

Este problema afecta tanto a los hombres como a las mujeres, y actualmente también a los niños debido a la obesidad, cada vez diagnosticada a edades más tempranas. “Lo importante es pesquisar a tiempo esta condición, pues se puede intentar revertir la evolución progresiva de la resistencia a la insulina mediante cambios en el estilo de vida”, puntualiza la secretaria de la Filial Valparaíso de la Sociedad Chilena de Pediatría.

El tratamiento para la insulinoresistencia se basa en llevar una dieta balanceada, saludable, baja en grasas y azúcares. Asimismo, debe haber un aumento de actividad física acorde con la edad, características y posibilidades de cada persona. Si lo anterior no tiene resultados positivos, comenta la especialista, es necesario que el médico tratante considere el uso de medicamentos, sobre todo si hay antecedentes de riesgo, como síndrome de ovario poliquístico, prediabetes o hígado graso.

Recomendaciones para una vida más saludable

La Dra. Aida Maggi, entrega una serie de consejos para iniciar en hábitos más saludables.

1.-Llevar una dieta sana y equilibrada, basada en el consumo de hidratos de carbono complejos y con bajo índice glicémico.

2.-Reducir el consumo de azúcar refinada, jugos bebidas y productos de pastelería.

3.-Moderar el consumo de pan, arroz y pastas blancas. Si se van a ingerir, que sea en pequeñas porciones.

4.-Aumentar el consumo de agua.

5.-Incluir en la dieta las carnes magras, pollo, pescado, nueces y legumbres.

6.-Preferir aceite de oliva.

7.-Respetar los horarios de alimentación.

Fuente: 24 Horas

Pin It