La diabetes y los hidratos de carbono

Los carbohidratos, así como las proteínas y las grasas, son uno de los principales componentes alimenticios que brindan energía y otros recursos necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo humano. No obstante, deben formar parte de una dieta saludable, pues el consumo en exceso de los también llamados hidratos de carbonos, podría elevar los niveles de glucosa en la sangre y poner en riesgo la salud de las personas con diabetes.

Cuando se consumen alimentos que contienen carbohidratos, el sistema digestivo descompone los azúcares y los almidones, convirtiéndolos en glucosa. Luego, la glucosa ingresa en el torrente sanguíneo desde el tracto digestivo y eleva los niveles de azúcar en la sangre.

El conteo de carbohidratos puede ayudarle a controlar su diabetes, mantener el equilibrio con su dosis de medicamento o insulina, manejar su peso corporal y prevenir o retrasar los problemas de la diabetes, como la enfermedad renal, la ceguera, el daño en los nervios y la enfermedad de los vasos sanguíneos.

Por tal razón, expertos en nutrición recomiendan el consumo de carbohidratos saludables como los granos enteros, frutas y verduras, pues proporcionan energía y nutrientes con vitaminas, minerales y fibra. Además, la ingesta de fibra puede prevenir el estreñimiento, bajar los niveles de colesterol y controlar su peso.

La cantidad diaria de carbohidratos, proteínas y grasas para las personas con diabetes aún no ha sido definida, pues lo que es bueno para una persona puede no serlo para otra. Sin embargo, expertos sugieren que para la mayoría de las personas la ingesta de carbohidratos debería estar entre el 45 y el 60 por ciento de las calorías totales. Quienes hacen dietas bajas en calorías y las que no realizan actividad física deberían apuntar al extremo inferior de ese rango.

Un gramo de carbohidratos proporciona alrededor de cuatro calorías, por lo que tendrá que dividir entre cuatro el número de calorías que desea obtener de los carbohidratos para conocer el número de gramos. Por ejemplo, si quiere comer 1,800 calorías totales por día y obtener el 45 por ciento de sus calorías de los carbohidratos, debería tener como objetivo unos 200 gramos de carbohidratos por día.

Contar carbohidratos es aún más fácil cuando los alimentos tienen etiqueta. Puede ver cuántos carbohidratos hay en los alimentos que quiere comer y decidir cuánto puede ingerir. Las dos líneas más importantes al contar carbohidratos son el tamaño de la porción y la cantidad total de carbohidratos. Toda la información en la etiqueta es sobre esa porción, de modo que si va a comer una porción más grande, debe multiplicar por dos o tres la información en la etiqueta. El total de carbohidratos en la etiqueta incluye azúcar, almidón y fibra.

Si no logra mantener controlada la ingesta de carbohidratos o desea obtener más información, debe contactar a su médico o dietista para aprender qué alimentos debe comer, cuánto comer y cuándo comer en función de su peso, su nivel de actividad, sus medicinas y los objetivos de glucosa en la sangre.

Fuente: El Vocero