Salud insiste en la importancia de protegerse y proteger a las personas mayores y vulnerables ante las altas temperaturas

Pin It

Hidratarse y refrescarse abundantemente y evitar salir en las horas centrales y de más calor del día son unas de las principales recomendaciones

El Departamento de Salud incide en la importancia de que la ciudadanía se proteja y proteja especialmente a las personas mayores y vulnerables ante las altas temperaturas, propias de esta época estival. Esta población es más sensible al calor excesivo porque tiene reducida la sensación de calor y, por lo tanto, la capacidad de protegerse; también tiene disminuida la percepción de sed y la capacidad de sudar y de vasodilatación.

Por estos motivos, la salud de estas personas puede empeorar si padecen, además, algunas enfermedades crónicas (diabetes mellitus, obesidad mórbida, etc.), enfermedades cardiovasculares, respiratorias y mentales (demencias, Parkinson, Alzheimer...) o por sus tratamientos correspondientes.

Es por ello que desde Salud Pública se plantean las siguientes recomendaciones para prevenir problemas de salud asociados al calor en las personas mayores:

En primer lugar, protegerse del sol evitando salir a la calle y hacer esfuerzos físicos en las horas de más calor (entre las 12:00 y las 17:00 horas). En segundo lugar, es muy importante hidratarse bien y, por lo tanto, beber más agua y líquidos frescos de manera frecuente sin esperar a tener sed, evitando bebidas con cafeína, azucaradas o alcohólicas. También es conveniente preparar comidas ligeras como, por ejemplo, ensaladas, verduras, gazpachos, frutas...

Asimismo, es muy recomendable permanecer en ambientes o lugares con temperatura fresca: mojarse, ducharse o bañarse con agua fresca, usar ventilador o aire acondicionado o pasar ratos en lugares climatizados (cines, cafeterías, comercios, etc.). En casa, evitar que el sol entre directamente, bajando las persianas, y ventilarla cuando la temperatura exterior sea más baja.

Evitar, también, realizar esfuerzos físicos intensos en las horas centrales y de más calor del día y vestirse con ropa holgada, transpirable y de tejidos ligeros.

Es importante consultar a los servicios sanitarios ante la aparición de fiebre alta, alteración del estado de consciencia o confusión, cambios en el comportamiento, mareo, pérdida de conocimiento o si se tienen dudas con la medicación que se esté tomando en ese momento.

Para quienes cuidan a personas mayores, sean familiares o profesionales, o están cerca de ellas, es importante estar pendientes, recordándoles estas recomendaciones, contactando al menos dos veces al día, asegurándose de su estado de salud y de que aplican estas medidas.

Fuente: navarra.es

Pin It

Quien está en línea

Hay 265 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta