Diabetes y pareja: apoyo para el ser amado

Pin It

El diagnostico de diabetes en uno de los miembros de la pareja puede transformar la vida de ambos. Los cambios en la dieta, los costos de la enfermedad y la preocupación acerca del futuro, entre otros, tienen un gran impacto para la relación.

Estar cerca de una persona con una enfermedad crónica puede traer preocupaciones como:

* Reconocer que el diagnosticado es una persona independiente.

* Querer ayudarle a controlar la enfermedad.

* Manejar adecuadamente los sentimientos de angustia, depresión e incluso resentimiento, por las dificultades que el padecimiento genera.

¿De quién es la diabetes?

Es importante recordar que los integrantes de la pareja no son una misma persona. No importa cuánto afecte la diabetes a ambos, ni cuánto preocupe su salud y bienestar, o lo mucho que se quiera ayudar. La diabetes es de una persona y no se puede tomar la responsabilidad de cuidarse por él o ella. El amor y preocupación por el ser amado no significa que deberá ser un guardián o un feroz crítico.

Es importante respetar los límites y permitir que la pareja diagnosticada decida cómo se va a cuidar.

Qué sí hacer

El papel del compañero de vida es muy importante para tratar la enfermedad. Lo que sí se puedes hacer es aprender todo sobre la diabetes y su manejo: acompañarlo al médico o acudir a pláticas sobre la enfermedad. Se pueden mejorar los hábitos de alimentación y ejercicio a manera de solidaridad y motivación

La tarea que nadie más puede realizar se origina en aquello que los hizo estar juntos un día. Con o sin diabetes son las mismas personas de las que un día se enamoraron y a ambos debe preocuparles el futuro.

Preguntar ¿en qué te puedo ayudar? O sólo con escuchar puede significar mucho. Es importante evitar actitudes que causen fricciones o peleas entre ambos.

Llamada de alerta para el que no tiene diabetes

El diagnóstico de la enfermedad de alguien cercano se debe de ver como una llamada de alerta para las personas a su alrededor, más si se trata de la pareja. Quizá es momento de dejar el tabaco y perder peso. Quizá es momento de empezar a comer sano y hacer ejercicio.

¿No hace caso la pareja con diabetes?

Darse cuenta que la persona amada no hace nada para cuidarse puede causar desesperación y enojo. Resulta difícil ser observador de hábitos opuestos a los indicados por el médico.

No cuidarse sabiendo el daño que ocasiona la enfermedad es un acto de negación. Platicar tranquilamente y recordarle que debe comer bien podría ayudar mucho.

¿Y tus sentimientos?

Es posible que la pareja del paciente diabético tenga sentimientos de preocupación y deprimirse al pensar en un futuro juntos. En este caso es importante saber que es normal sentirlo. La diabetes trae complicaciones como pérdida de la vista, amputaciones y daños irreversibles al riñón. En estos casos lo importante es enfrentarlo y buscar opciones que les permitan a ambos llevar una mejor calidad de vida.

El paciente con diabetes puede sufrir de baja autoestima y sentirse poco atractivo, por lo que es importante decirle y demostrarle cuánto se le ama.

Acudir a especialistas ayuda a enfrentar enfermedades. Para ello existen terapeutas y educadores en diabetes. Hablar con alguien sobre los sentimientos aligera mucho la carga

Lo importante es impedir que la diabetes afecte la relación, el amor, el compañerismo y el afecto que los ha mantenido unidos.

Susan J. Perry. Educadora en Diabetes

Pin It