Comer sardinas dos veces por semana previene la diabetes, según un estudio

Seguir una dieta rica en proteína de sardina, al menos dos veces por semana, previene el riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares asociadas, según un estudio liderado por el investigador clínico del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), Ramon Gomis.

En la presentación de la octava edición de la convocatoria RecerCaixa, Gomis, que se benefició de una de las becas de este programa en 2013, ha explicado que la diabetes es una enfermedad muy frecuente en todos los países occidentales y "muy relacionada con el estilo de vida".

 

Según datos de la encuesta de salud de 2015, en Cataluña hay unas 500.000 personas afectadas por esta enfermedad crónica, que, además, "tiene riesgo de derivar en enfermedad cardiovascular".

"Las personas que sufren diabetes tienen el mismo riesgo de morir de infarto de miocardio que aquellas que ya han tenido uno", ha detallado Gomis.

Según el investigador, el objetivo del estudio, que ya ha finalizado, es "prevenir la enfermedad, sobre todo a partir de los 65 años, que es un colectivo frágil".

Para ello, contaron con la participación de 200 voluntarios de edad avanzada y con prediabetes, que fueron sometidos, durante un año, a una dieta empleada clásicamente para frenar el desarrollo de la enfermedad, pero a la mitad de ellos se les diseñó, además, una dieta rica en proteína de sardina.

Gomis ha revelado que los resultados demuestran que todos ellos redujeron el riesgo de desarrollar diabetes y un 34 % revirtieron la situación de prediabetes, que es la fase previa a la enfermedad.

"En la dieta con sardina, se dieron el 50 % menos de nuevos casos y disminuimos el riesgo de sufrirla, así como la resistencia de insulina y la presión arterial, que protege de las enfermedades cardiovasculares", ha subrayado el doctor.

El estudio evidencia, según Gomis, que el pescado azul y, especialmente, la sardina, "puede tener un efecto beneficioso para prevenir la diabetes".

El investigador ha detallado que otros pescados pueden ser aptos, pero ha asegurado que la sardina es óptima en la prevención porque "es un pescado asequible, con bajo contenido de metales y que puede cocinarse de formas muy diversas".

"Cuidar la alimentación es indispensable para la prevención de enfermedades crónicas", ha declarado el investigador, que ha reclamado "avanzar hacia dietas más personalizadas", donde no impere la generalidad sino "la especificidad".

Gomis ha asegurado que los resultados de este estudio pueden derivar en recomendaciones nutricionales para la prevención de la diabetes y las enfermedades cardiovasculares y se ha mostrado optimista de que "en un futuro formen parte de las guías clínicas".

"Si se consolida el resultado de este estudio, podría ser un gran beneficio para la sociedad", ha concluido Gomis.

Fuente: EFE