Hipertensión, posible causa de daños cerebrales

Una nueva técnica de imagen ha revelado que algunas personas con presión arterial alta también tienen daños en las vías nerviosas que conectan las diferentes partes del cerebro, según concluye un estudio presentado en la Conferencia sobre Presión Alterial Alta de 2015, organizada por la Asociación Americana del Corazón. El área cerebral dañada detectada está vinculada a dificultades en ciertas habilidades cognitivas, la toma de decisiones y la capacidad de regular las emociones.

"Ya tenemos maneras claras de explorar el daño que la presión arterial alta puede causar a los riñones, los ojos y el corazón. Queríamos encontrar una manera de evaluar el daño cerebral que pudiera predecir el desarrollo de la demencia asociada con enfermedades vasculares", afirma una de las autoras del trabajo, Daniela Carnevale, profesora asistente en la Universidad Sapienza de Roma, Italia, con sede en el Instituto Neuromed.

Aunque ha habido un montón de investigación sobre los cambios cerebrales relacionados con la hipertensión en la materia gris, Carnevale propone que analizar la materia blanca del cerebro podría revelar si la presión arterial alta está teniendo un efecto aún más temprano que lo que se conoce. Los investigadores utilizaron imágenes con tensor de difusión (Dti, por sus siglas en inglés) para evaluar y comparar las propiedades estructurales y funcionales de las principales conexiones entre diferentes regiones del cerebro.

Un total de 15 participantes estaban tomando medicamentos para disminuir la hipertensión arterial severa y otros 15 participantes tenían presión arterial normal, y a todos ellos se les realizó una evaluación cognitiva. La imagen cerebral encontró que, mientras que ninguno de los participantes mostró anormalidades en una resonancia magnética estándar, la Dti, más avanzada, reveló que los participantes con presión arterial alta tenían daños.

En concreto, localizaron estos daños en las fibras cerebrales que afectan a las funciones no verbales; fibras nerviosas que median en el funcionamiento ejecutivo y la regulación emocional; y fibras del sistema límbico, que están involucradas en tareas de atención. Además, las pruebas de imagen y de laboratorio señalaron daños en el corazón y los riñones por la presión arterial alta.

Los investigadores también encontraron que aquellas personas con presión arterial alta realizaron significativamente peor dos pruebas diferentes de la función cognitiva y la memoria. Sin embargo, no hubo diferencias en los tests de evaluación de la función verbal o la capacidad para realizar actividades diarias.

"Dti ofrece una forma de evaluar el daño cerebral presintomático en personas con presión arterial alta con el fin de identificar posibles terapias para ayudar a controlar el daño cerebral y reducir el eventual desarrollo de la demencia. Se acepta de manera general que no todos los medicamentos disponibles tienen el mismo impacto en distintos tipos de daño en los órganos", afirma Carnevale.

Dti, también llamada tractografía, no se realiza en la práctica médica de rutina, pero los investigadores sugieren que los profesionales deben comenzar a considerar el potencial daño cerebral a medida que tratan a pacientes con presión arterial alta.

Fuente: EP