¿Cómo vivo con diabetes?

“La diabetes ha sido un reto en mi vida desde temprana edad”. Así comienza su relato Luisa Salas Guzmán, quien fue diagnosticada con la tipo 1 a la edad de 12 años. Ahora tiene 25 y para ella fue aterrador enterarse del diagnóstico.

“Recuerdo que estaba en la secundaria y en ese tiempo muchas chicas queríamos ser la más delgada del grupo, deseábamos lucir como las modelos de las pasarelas. Al poco tiempo, empecé a perder mucho peso sin esfuerzo alguno; me sentí feliz”.

Sin embargo, esa felicidad se esfumó porque la pérdida de peso iba acompañada de sed excesiva, aumento del apetito, micciones frecuentes y cansancio extremo. “Resultaba tan molesto, además, cada vez me sentía con menos fuerza y se me dificultaba estudiar y asistir a la escuela”.

Aunque comenta que fue la envidia de sus compañeras de clase, el malestar que sentía no le dejaba disfrutar el triunfo por la delgadez tan anhelada. Durante una exposición grupal se desmayó y fue llevada al servicio de urgencias de un hospital porque no recuperó el sentido.

“Tuve un coma diabético que casi me cuesta la vida y ahí fue cuando me diagnosticaron diabetes tipo 1. La noticia fue aterradora porque no comprendía bien la enfermedad y tener que cambiar mi estilo de vida al principio fue un infierno. Ya sabes, una alimentación diferente, pincharme los dedos e inyectarme insulina”, detalla.

Luisa tuvo una fase de duelo fuerte y, en consecuencia, no llevaba muy bien sus controles y menos cuando empezó a recuperar peso. “Dejé de inyectarme la insulina para adelgazar. Lo logré, pero estuve muy cerca de sufrir otro coma diabético y fue a partir de ese momento en que vi a la diabetes como un reto. Con mucho esfuerzo he logrado tener bajo control mis niveles de glucosa y mantenerme en forma a través de la alimentación sana y el ejercicio”.

Redacción Vive con Diabetes