Llama IMSS a prevenir las enfermedades renales

Tras señalar que la diabetes y la hipertensión arterial son las dos causas más comunes de las enfermedades renales, el especialista en Nefrología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Coahuila, Hugo Mendoza Sosa, revela que la pérdida de la función de estos órganos es paulatina y en sus primeras etapas pueden no percibirse los síntomas.

El proceso de desgaste de los riñones se da en meses o años y si la persona no lleva un estilo de vida saludable o padece una enfermedad crónica, cuando se detecte el problema quizá ya sea muy tarde y se convierta en candidato a diálisis o hemodiálisis.

El especialista recuerdo que la función principal de estos órganos es eliminar los desechos y exceso de agua del cuerpo y cuando no reciben el cuidado pertinente se puede derivar en una enfermedad renal crónica (ERC), e incluso a una de tipo terminal (ERT) -cuando ya no tienen capacidad para hacer su trabajo- y se llegan a considerar acciones más drásticas, como trasplante de riñón.

Además de personas con diabetes e hipertensión arterial, quienes fuman, padecen sobrepeso y obesidad o consumen mucho medicamento, se convierten en candidatos para este padecimiento y la manera más confiable de evitarlo es mantener controlados los niveles de glucosa en a sangre y de la presión arterial, así como tomar acciones que permitan perder el peso corporal excesivo. “Lamentablemente la mayoría de las personas que acuden por atención médica por problema renal, lo hacen cuando está muy avanzado su mal”, afirmó.

Respecto a los síntomas se pueden incluir inapetencia, sensación de malestar general y fatiga, dolores de cabeza, picazón y resequedad en la piel, náuseas y pérdida de peso sin proponérselo. Es recomendable acudir al médico y pedir revisión renal para, en caso de tener un trastorno, detectarlo y atenderlo en tiempo.

Hizo un exhorto a la población para que cuiden su alimentación para evitar males mayores; recomendó moderar la sal, reducir la grasa en los alimentos y sobre todo la carne roja y sumar a su actividad diaria mínimo 30 minutos de ejercicio, así como beber de dos a dos litros y medio de agua cada día.

Fuente: Vanguardia