Frutas tropicales, una abundante fuente

Pin It

Un viaje turístico al Trópico nos permite disfrutar de la naturaleza y de climas cálidos que hacen que crezcan frutas tropicales ricas en sabor y con altos beneficios para la salud por su alto contenido en vitamina A, C y E, pero también en calcio, hierro, potasio y magnesio.

Estas frutas tropicales, llamadas a menudo frutas exóticas en los países donde son importadas y consumidas, no designan a ninguna fruta de un hábitat en particular o una realidad biológica concreta, sino a un clima determinado.

Lo que tienen en común estas frutas es la capacidad de no soportar el frío, ya que pueden resultar dañadas o tener trastornos en el desarrollo cuando la temperatura cae por debajo de los 4ºC. Por ello no son frutas comunes en todas las partes del mundo, encontrándose los exportadores principales en América Latina y el Caribe, seguido del Lejano Oriente y en menor medida en África y de la Costa subtropical de Granada (España).

Durante los viajes turísticos a zonas del trópico pueden darse problemas de salud como la denominada 'diarreas del viajero', caracterizadas por calambres abdominales, náuseas e hinchazón, y ante las cuales se recomienda una terapia de rehidratación. Es así, que estas frutas que contienen alto contenido en agua funcionan como aliados para superar esta enfermedad, tal y como recoge la revista 'Excelencias'.

Estas frutas que ayudan a volver a hidratarse en situaciones de emergencia aportan numerosos beneficios para la salud, pero también son utilizadas en la preparación de cócteles y ponches conocidos a nivel mundial, como la Piña colada y el Coco Loco, originarios de Puerto Rico; la Caipirinha, de Brasil, y el Daiquiri, de Cuba. En el caso de estos, tienen en común la lima, mientras que otros típicos de la región, como el Canelazo, propio de la zona andina, contiene naranjilla, una fruta exótica de los Andes.

Pero sin duda, el principal beneficio es que se trata de una fuente de vitaminas y minerales, sin olvidar que son una excelente opción veraniega para superar el calor por su frescura.

Respecto a sus propiedades, las vitaminas que contienen las frutas exóticas ayudan a prevenir algunas enfermedades. Por ejemplo, la vitamina A ayuda a la formación de tejidos blandos y óseos, al mantenimiento de unos dientes sanos y al buen estado de la piel y la visión. Esta vitamina pertenece al amplio grupo de elementos vinculados a los procesos de antioxidación que evitan el envejecimiento celular. La papaya, también llamada 'fruta bomba', en el melón y el mango, son algunos de los alimentos con alto contenido de vitamina A.

En el caso de la vitamina C, ésta favorece a la absorción del hierro consumido en los alimentos e interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos.

Además, su consumo está relacionado con una mayor resistencia del organismo a las infecciones. Dentro de este grupo están el limón, la mandarina, la guayaba, las ciruelas y cerezas.

La vitamina E es conocida como la 'vitamina de la juventud' debido a su alto poder antioxidante, además que favorece a regular los niveles de colesterol, el sistema circulatorio, propiedades oculares y evita la caída del cabello. El aguacate es una de las frutas con un mayor contenido en vitamina E.

Principales frutas tropicales 

La lista de frutas tropicales es larga, aunque hay algunas cuya popularidad es mayor, o ha aumentado en los últimos años.

La piña es conocida por su amplia preparación de cócteles, pero además es digestiva, refrescante, depuradora, laxante y mineralizadora. También contiene ácido málico, cítrico y, en menor proporción, yodo, hierro, cobre, manganeso. Esta fruta es muy rica en vitaminas A, B1 y B2. Por ello, se recomienda para los afectados por trastornos digestivos y para enfermedades de la boca, faringe y laringe.

Por su parte, el mango es otra de las frutas tropicales más famosas por su riqueza en ácidos y vitamina A. Es una fruta antioxidante que ayuda a rebajar los niveles de colesterol e hipertensión y mejora la salud de la vista, del corazón y del sistema nervioso, entre otros. 

La guanábana también posee propiedades antioxidantes características en la prevención y tratamiento de enfermedades cardiovasculares, neurológicas y cancerígenas. Es famosa por utilizarla en zumos, helados, dulces y sorbetes.

La papaya o 'fruta bomba' inhiben la función precancerosa y el crecimiento de los tumores cancerosos. Esta fruta resulta además de ser muy vitamínica, altamente digestiva porque contiene papaína, una enzima que ayudan a disgregar las proteínas, evitando la gastritis y la formación de gases. Es rica en vitamina C y A, por lo que tiene un alto contenido depurativo y anti-envejecimiento.

La guayaba presenta un contenido elevado de licopeno, un nutriente que da color rojo a las frutas y verduras y que ayuda notablemente a evitar patologías cancerígenas sobre todo de pulmón, próstata, digestivo, cardiovasculares y de envejecimiento.

Por último, la pitahaya o 'fruta dragón' ayuda a prevenir la diabetes y se ha demostrado también que su consumo regular reduce los riesgos de sufrir o desarrollar enfermedades cardíacas e hipertensión arterial. También es fuente de antioxidantes naturales, lo que hace que su consumo reduzca la proliferación de radicales libres en nuestro organismo, que son los responsables de la aparición de tumores cancerígenos y otras enfermedades graves.

En general, todas las frutas tropicales poseen beneficios para la salud. Además, este tipo de frutas son dulces, sabrosas, tiene pocas calorías, nos aportan agua --por lo que evitan la deshidratación-- y su alto contenido en fibra ayuda a regular el tránsito intestinal y da sensación de saciedad. La mayoría de ellas son además ricas en antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro y, consumidas a diario, nos ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares o trastornos digestivos.

Fuente: Notimérica

 

 

Pin It