Pequeños cambios tempranos, clave para la lucha contra la diabetes

“El estilo de vida, nutrición, estrés, genética..., todo influye en el desarrollo de las enfermedades”, ha asegurado el doctor Ruben Valdes, quien asesoraba a atletas de alto rendimiento en Puerto Rico, para ayudarles a ser más rápidos, a concentrarse mejor, o a tener mejor equilibrio. Con el tiempo y la experiencia llegó a la conclusión de que hasta los más pequeños cambios en los hábitos de sus pacientes podían tener un gran impacto, bajo la premisa de que todos los sistemas en el cuerpo humano están interrelacionados.

En 2015 abrió el Integrated Health Center of Miami, un centro enfocado exclusivamente a la medicina funcional, una disciplina relativamente reciente que han avalado instituciones como la Cleveland Clinic, que, según Valdes, le permite tener una práctica “un poco diferente a la convencional”.

Lo primero que realiza es un examen exhaustivo de los pacientes: sangre, orina, saliva, ADN y niveles de toxicidad. A través de algo llamado Functional Medicine Matrix, también revisa las defensas de los pacientes, su salud cardiovascular, nivel de actividad, entre otras cosas. "Poco a poco veo dónde están las deficiencias, dónde pueden estar los problemas fisiológicos que este paciente experimenta", señala.

Luego, cuando puede identificar dónde están las disfunciones, inicia el tratamiento. “Nuestra intervención es superdifícil de describir y explicar. Todos tenemos una composición metabólica, genética, inmunológica diferente, por lo que cada intervención va a ser diferente. Construimos un modelo clínico completamente dirigido a lo que encontramos en el examen de cada paciente”, agrega.

Lo que más trata este especialista son pacientes con hipertiroidismo y con diabetes tipo 2, un trastorno metabólico que se caracteriza por un alto nivel de azúcar en la sangre, que conforma entre 90 % y 95 % de todos los casos de diabetes en Estados Unidos. “La diabetes tipo 2 está llegando a unos niveles globales espeluznantes", dice.

Por ese motivo se ha dedicado a estudiar, desarrollar y especializarse más dentro de ese campo. Muchos pacientes de diabetes, dice, tardan en darse cuenta de que la enfermedad puede ser mortal, que puede ser una sentencia de muerte si no se toman los correctivos necesarios. “Hay muchas ideas bien erróneas en el mundo de la diabetes. Gente que piensa que las amputaciones ya no son comunes, lo cual es mentira. Personas que creen que si se toman los medicamentos pueden hacer todo lo que quieran, comer lo que les dé la gana. Que si se inyectan insulina todo va a estar bien”, ha agregado.

Por este motivo, en su práctica trata de informar a sus pacientes para que tomen medidas correctivas a tiempo: “Cosas como optimizar la dieta, su nutrición, eliminar alimentos que sabemos que son detrimentales para la salud de cualquier ser humano, mejorar el estilo de vida, el sueño, el ejercicio. Esa es la base fundamental”.

Fuente: infodiabetico.com