El engaño del azúcar en los productos etiquetados

Pin It

Dependencias y organizaciones han señalado que el etiquetado frontal de los alimentos que hay actualmente en México es de difícil comprensión para la población. Ahora las agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) piden que se cambie por otro más sencillo que sea claro respecto a los azúcares, con el fin de disminuir los índices de obesidad y diabetes. 

En México actualmente se utiliza el sistema de Guías Diarias de Alimentación (GDA), el cual fue creado por la industria alimentaria de  Reino Unido y se usa en varios países de la Unión Europea y Tailandia. 

Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, ha informado que las autoridades trabajan en un nuevo modelo de etiquetado de advertencia, el cual elaboraron en colaboración con organizaciones de la sociedad civil y especialistas.

En medio de esta transición, la ONU exhortó a México a hacer cambios en el etiquetado como medida para disminuir los índices de sobrepeso, obesidad y diabetes que hay en el país, principalmente en los niños. 

Cantidad de azúcar, un aspecto clave del etiquetado

Las agencias de la ONU recordaron que un aspecto clave del etiquetado es el de las azúcares, y que por eso  es fundamental detallar la cantidad de azúcares “añadidos” o “libres”, porque éstas están asociadas a un mayor riesgo de enfermedades crónico degenerativas.

Alertaron que respecto a los azúcares, el actual etiquetado se basa en el valor de referencia de 18% de la energía total requerida (360 kilocalorías), que es diferente a las recomendaciones de la ONU para combatir la obesidad y el sobrepeso, diabetes, caries dentales y otros problemas de salud asociados. 

Para las agencias de la ONU esta presentación de los datos mal informa a los consumidores, ya que les hace creer que en su ingesta diaria el consumo recomendado de azúcares podría llegar hasta un 18%, cuando la ingesta de azúcares libres debe ser menor a 10%.

La ONU destacó que el actual etiquetado de alimentos es de difícil entendimiento para los consumidores, por lo que recomendó a México cambiarlo por uno que presente la información de manera clara, sencilla y veraz. 

Sugirió que el etiquetado “sea de fácil comprensión para los consumidores, dirigido a proteger la salud de la población, particularmente de la niñez, apuntando así a la realización plena del derecho humano a la salud e información”.

Las autoridades de la Secretaría de Salud aún trabajan en hacer los cambios necesarios al etiquetado, así que habrá que esperar para ver cómo va a ser y si el sistema de advertencia, con características como el que se usa en Chile, será eficaz para reducir las tasas de obesidad y diabetes que persisten en el país.

Fuente: sumedico.com

Pin It