Los ejercicios de resistencia reducen el riesgo de diabetes

Se ha dicho que 'si el ejercicio pudiera empaquetarse en una píldora, sería la medicina más recetada y beneficiosa de la nación'. Ahora, una nueva investigación, publicada en 'Experimental Physiology' por investigadores de la Universidad de Glasgow, en Reino Unido, ha resaltado varios de los efectos positivos para la salud de un programa de entrenamiento de ejercicios de resistencia de alta intensidad y corta duración en hombres con sobrepeso.

Los hallazgos de este trabajo sugieren que un programa de seis semanas que consta de tres sesiones de 15 minutos por semana mejora dramáticamente la sensibilidad a la insulina, así como el tamaño muscular y la fuerza en esta población.

Los autores esperan que, con trabajo adicional, se pueda demostrar que estos resultados se aplican a personas con diabetes tipo II, de las cuales el 90 por ciento tiene sobrepeso u obesidad. Sus hallazgos muestran que los ciclos de ejercicio de corta duración hasta el agotamiento son tan efectivos para mejorar la sensibilidad a la insulina (cómo de sensible es el cuerpo a los efectos de la hormona, la insulina) como las sesiones de ejercicios de resistencia de mayor duración (45 minutos). Estas breves sesiones podrían ser más atractivas y alcanzables en un mundo donde el tiempo es una barrera frecuentemente mencionada para la actividad física.

La sensibilidad a la insulina describe cómo de sensible es el cuerpo a los efectos de la hormona, la insulina. Esta hormona es responsable de la absorción de azúcares de nuestra sangre a nuestros tejidos para su almacenamiento o para usar como energía. Cuando la sensibilidad a la insulina disminuye (como en la diabetes tipo II), el azúcar en la sangre aumenta, lo que a corto plazo puede provocar sensación de fatiga, pero con el tiempo se relaciona con complicaciones que incluyen enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Investigaciones anteriores habían sugerido que 45 minutos de entrenamiento de resistencia con múltiples series de cada ejercicio podrían aumentar la sensibilidad a la insulina, el tamaño muscular y la fuerza muscular, pero ningún estudio había probado la eficacia de los programas de ejercicios de resistencia más cortos, según los autores.

AUMENTO DEL 16 POR CIENTO DE SENSIBILIDAD A LA INSULINA

Para probar esta teoría, el equipo de investigación reclutó a diez hombres con sobrepeso (con un Índice de Masa Corporal de 25-30), que entrenaron tres veces por semana durante seis semanas. Cada sesión de entrenamiento involucró un conjunto único de nueve ejercicios de resistencia estándar, como 'press' de piernas y flexión de los bíceps, realizados al 80 por ciento de su elevación máxima de repetición única hasta el fallo volitivo (es decir, cuando no se pudo completar una repetición adicional).

Se midieron el tamaño muscular, la fuerza muscular y la sensibilidad a la insulina antes y después del periodo de entrenamiento. Las comparaciones de estas mediciones revelaron que la sensibilidad a la insulina aumentó en un 16 por ciento después del régimen de ejercicio. De hecho, el tamaño y la fuerza de los músculos aumentaron considerablemente después de solo dos semanas de entrenamiento, y estas variables siguieron incrementándose progresivamente a lo largo del resto del estudio.

Estos resultados son emocionantes y añaden peso a la noción de que deben realizarse con regularidad actividades de fortalecimiento muscular. También validan el protocolo empleado en este estudio como una manera eficiente de hacer esto. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que todos los participantes eran hombres y estaban relativamente sanos (a pesar de tener sobrepeso) y que el estudio no tenía un brazo de control.

Como tal, otras poblaciones deberán estudiarse en un gran ensayo controlado aleatorio para confirmar los efectos observados de este estudio. Sería claramente alentador si se vieran resultados similares en los diabéticos, dado que se pronostica que los costos generales de la enfermedad en Reino Unido alcanzarán los 40.000 millones de libras anuales para 2035/36.

El director de la investigación, Stuart Gray, de la Universidad de Glasgow, ya está pensando en otras formas de desarrollar el trabajo de su equipo: "Además de estos resultados, sabemos que el gimnasio no es para todos. Por lo tanto, también debemos ver si podemos obtener personas que realicen ejercicios similares en casa sin equipo de gimnasio, para lograr efectos beneficiosos similares ".

Fuente: InfoSalus