¿Por qué debemos incluir cacao en el desayuno?

¿Quién puede resistirse a una taza de chocolate caliente en Navidad? A diferencia del exceso de calorías que nos aportan los turrones y polvorones típicos de estas fechas, el cacao -además de una dulce tentación- es considerado un ‘superalimento’ por sus enormes beneficios para nuestra salud e, incluso, un gran aliado para controlar el peso. ¡Una buena noticia para endulzar las fiestas! Según los expertos en nutrición, si además lo incluimos en el desayuno, junto a otras superfoods, como la avena o las nueces, ¡mucho mejor!

Incorporar cacao en el desayuno -siempre que sea puro y natural- es más que recomendable para conseguir que la comida más importante del día sea lo más saludable y completa posible. Y es que, como nos explica la Dra. María Izquierdo, profesora titular de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona y miembro del comité científico del Observatorio del Cacao, este alimento es un verdadero cóctel de salud.

“Es rico en fibra, vitaminas y minerales como el magnesio y el cobre, y tiene un alto contenido en flavonoides. Este potente antioxidante, según algunos estudios, podría prevenir la obesidad en dietas ricas en grasas e hidratos de carbono. Por otro lado, el consumo de cacao favorece también la saciedad, con lo que ayuda a evitar el picoteo entre comidas. Un buen truco para mantener el peso es tomarlo por la mañana, por ejemplo, en la leche o en un batido de frutas; ya que se sabe que el cuerpo metaboliza mucho mejor los azúcares simples a primeras horas que cuando se acerca la noche”, apunta la experta.

Pero, quizás, el beneficio más destacado y contrastado científicamente es su acción en la prevención de distintas enfermedades: cardiovasculares, metabólicas (como la diabetes), neurológicas… “Varios estudios han demostrado que el consumo regular de cacao reduce la tensión arterial en personas hipertensas, debido al efecto de los flavonoides sobre la dilatación de las arterias; lo que podría prevenir o retrasar la progresión de complicaciones cardiacas. Por otra parte, recientemente se han publicado investigaciones muy interesantes que indican que los flavonoides tendrían también un efecto favorable sobre el rendimiento cognitivo y la memoria”, puntualiza la Dra. Izquierdo.

El mejor antioxidante para nuestra piel

El cacao como parte de la dieta puede ayudar también a lucir una piel nutrida e hidratada, y lista para deslumbrar estas fiestas. De hecho, el consumo de cacao puede ser un buen aliado para mejora la textura de la piel, para combatir la celulitis, las manchas y ayudarnos a evitar las arrugas. También reduce la sensibilidad de la piel a la radiación ultravioleta del sol, gracias, como decíamos, a la acción antioxidante y antiinflamatoria de los flavonoides.

Fuente: enforma.hola.com