Cómo usar de manera segura las tiras reactivas y los medidores de glucosa

Pin It

Más de 5 millones de españoles padecen diabetes en España, siendo el glucómetro (medidor de glucosa-azúcar en sangre) y las tiras reactivas dos elementos más de su día a día; y es que una vez que has descubierto que padeces esta enfermedad es vital que la tengas bajo control.

Es necesario encontrar un equilibrio entre lo que la persona come, toma de medicación, y el ejercicio que hace para mantener el nivel adecuado de glucosa (azúcar) en la sangre, y que éste sea lo más próximo a lo normal. "Puede contribuir a prevenir o a retrasar la aparición de las complicaciones propias de la diabetes, tales como las lesiones nerviosas, oculares, renales y vasculares", señala la Asociación Americana de Diabetes (ADA).

Así, y en una entrevista con Infosalus, la doctora Natalia Mangas Fernández, miembro de la Sociedad Española de Diabetes y educadora en diabetes del Servicio de Endocrinología del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo (Barcelona), nos da las pautas sobre la mejor forma de emplear tanto los glucómetros como las tiras reactivas.

"Para su uso se necesitan estos dos componentes indispensables: una tira reactiva y un pinchador unipersonal. La tira reactiva es donde se coloca la muestra de sangre para que el glucómetro la pueda medir la glucosa. El pinchador servirá para obtener la muestra de sangre, mediante una lanceta (aguja) que se encuentra en su interior", precisa la experta.

En concreto, cita que la zona más recomendable para hacerse el pinchazo es la zona distal de los dedos, justo en el lateral del mismo, es decir, en los laterales de las yemas de los dedos. También es importante variar la zona de punción, no utilizar siempre el mismo dedo. "Con algunos pinchadores especiales se puede obtener la muestra en otras zonas", advierte Mangas Fernández.

Con ello, la miembro de la Sociedad Española de Diabetes aporta un listado de pautas para emplear de forma correcta los glucómetros y las tiras reactivas:

1.- Buena higiene de manos: Si utilizamos agua templada nos resultará más fácil.

2.- Preparar la tira en el glucómetro. Normalmente se introduce la parte de la tira contraria a donde colocaremos la gota de sangre dentro del glucómetro. No hace falta encenderlo, ocurre cuando colocamos la tira.

3.- Utilizar el pinchador para extraer gota de sangre en la zona distal lateral de los dedos.

4.- Limpiar la primera gota, sobre todo si en ese momento no hemos podido lavarnos las manos.

5.- Presionar para volver a obtener una segunda gota de sangre.

6.- Poner gota de sangre en la tira reactiva conectada al glucómetro, simplemente acercando la tira a la gota sin presionar contra el dedo para no obstruir la entrada de sangre.

No se pueden reutilizar las tiras reactivas

En este punto, la educadora en diabetes del Servicio de Endocrinología del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo (Barcelona) recuerda que no pueden reutilizarse las tiras reactivas, éstas son de un solo uso, ya que los glucómetros se basan en un sistema electroquímico para la medición, es decir, que en las tiras encontramos unas enzimas que desencadenan una reacción química para su medición. "Una vez usadas una única vez pierden su función", avisa.

En este contexto, la doctora Mangas Fernández ve importante remarcar la importancia de la higiene de manos, ya que el contacto previo con alimentos o con superficies sucias puede modificar el resultado.

"No hace falta utilizar alcohol, ni cualquier otro desinfectante. Es importante cerrar bien el bote de tiras para su correcta conservación porque si se humedecen pueden dar lecturas erróneas. Existen glucómetros que van unidos a aplicaciones de móvil, lo que puede facilitar una visualización de los resultados sin utilizar un libro de registro", agrega.

Por último, la experta de la Sociedad Española de Diabetes señala con referencia al pinchador que podemos regular la intensidad del pinchazo (más fuerte o más suave); aparte de que se recomienda cambiar la lanceta una vez por semana, para disminuir el dolor y conservar la integridad de los dedos.

Fuente: infosalus.com

Pin It