Arándanos azules, excelentes para las personas con diabetes

Pin It

El arándano (Vaccinium corymbosum) es una planta perenne que ha crecido en forma silvestre en varios continentes, incluyendo Norteamérica y Asia, durante más de 10,000 años. Sin embargo, aunque crecía en Europa, su consumo no era popular y no fue sino hasta que los primeros exploradores la trajeron al nuevo mundo que su cultivo adquirió importancia.

Los primeros colonos norteamericanos la utilizaban como alimento y para aliviar algunas dolencias. Hoy se reconoce que el arándano tiene muchos beneficios para la salud y representa un alimento de gran valor en cualquier dieta. Las bayas constituyen una excelente forma de calmar el deseo de comer entre comidas.

Cada 100 g contiene 57 calorías; 0.33 g de grasa; 2 g de fibra; 10 g de azúcar; 1 g de proteína y, además tiene un índice glucémico bajo. Estudios recientes indican que el arándano ayuda a reducir la acumulación de grasa en el hígado y, por lo tanto, el tamaño de este órgano. Esta observación es importante, ya que un agrandamiento hepático es una señal de obesidad que está asociada a una mayor incidencia de diabetes tipo 2.

Esta disminución del tamaño del hígado va aparejada con una reducción de los niveles de colesterol, triglicéridos y con un aumento del colesterol “bueno” (HDLc). Asimismo, disminuye la resistencia a la insulina. Estos efectos combinados ayudan a prevenir el síndrome metabólico, condición que, se ha demostrado, resulta en una mayor incidencia de diabetes tipo 2.

Los arándanos son una rica fuente de antioxidantes y fibra dietética cuyos efectos benéficos han sido documentados. Por ejemplo, la fibra favorece la salud intestinal previniendo que toxinas u otros compuestos cancerígenos afecten al colon, ya que facilitan el tránsito del contenido intestinal. La alta concentración de un antioxidante, denominado antocianina, imparte el color azul a las bayas y también brinda protección contra los radicales libres, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Asimismo, ofrece protección a la retina y, en general, al sistema visual.

Un estudio reciente le atribuye a los arándanos beneficios cognitivos al mostrar mejoras significativas de la memoria y la función cerebral, como un todo. Se sugiere que puede prevenir la aparición o la progresión del Alzheimer y la enfermedad de Parkinson. Se recomienda consumirlos con moderación para un mejor aprovechamiento de todas sus bondades.

Recuerda que esta fruta puede ser incluida en tu dieta diaria en una variedad de formas, por ejemplo:
-Puede añadir los arándanos a los cereales.
-En la preparación de muchos tipos de postres bajos en azúcar.
-Para preparar batidos (smoothies) y consumirlos combinados con yogurt.

Fuente: DiabeTv

Pin It