Ejercicio para reducir la diabetes gestacional en embarazadas obesas

Realizar ejercicio puede reducir por sí mismo el número de embarazadas con obesidad que desarrollan diabetes gestacional, al tiempo que reduce su presión arterial, todo ello beneficios adicionales especialmente importantes durante el embarazo.

Así lo concluye un nuevo estudio de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega (NTNU, por sus siglas en inglés) publicado en 'Plos Medicine'.

El número de mujeres en edad fértil que son obesas está en aumento. Las mujeres obesas presentan un mayor riesgo de complicaciones durante el embarazo y las más comunes de ellas son la diabetes gestacional, la hipertensión arterial, un gran aumento de peso y la preeclampsia.

También corren un mayor riesgo de necesitar una cesárea y de dar a luz bebés de gran tamaño. Estas complicaciones pueden tener un gran impacto en la salud de la madre y el niño, no sólo durante la gestaciónn, sino también más tarde en la vida.

En un amplio estudio de la NTNU y el Hospital de San Olav, en Trondheim, Noruega, los investigadores estudiaron el efecto del ejercicio regular durante el embarazo en mujeres obesas y embarazadas. En la investigación participaron 91 mujeres que fueron divididas aleatoriamente en un grupo de ejercicio o a un grupo control.

De ellos, sólo dos en el grupo de ejercicio frente a nueve en el grupo de control desarrollaron diabetes gestacional. Las mujeres en el grupo de ejercicio también registraban una presión arterial más baja hacia el final de su embarazo.

"Es importante reducir las complicaciones del embarazo relacionadas con la obesidad, ya que pueden tener consecuencias a largo plazo tanto para la madre como su hijo --subraya el doctor Trino Moholdt, investigador principal del estudio--. Aconsejamos a todas las mujeres a hacer ejercicio durante el embarazo, siempre y cuando no haya razones médicas que lo impidan".

Caminar tres veces por semana, suficiente 

El estudio también mostró que la cantidad de ejercicio que se necesita para reducir el riesgo de diabetes gestacional no es muy alta, según Moholdt, apuntado que resulta suficiente caminar y entrenamiento de fuerza tres veces a la semana.

Las mujeres en el grupo de ejercicio fueron invitadas a practicar tres sesiones semanales supervisadas de 60 minutos durante todo el transcurso de su embarazo. El entrenamiento consistió en 35 minutos caminando en la cinta de correr a intensidad moderada y 25 minutos de entrenamiento de fuerza. El grupo control recibió atención prenatal estándar.

Los científicos señalaron que la intensidad del entrenamiento para el grupo de ejercicio no fue muy alta y que no todas las mujeres del grupo de ejercicio practicaron todas las sesiones. "Eso significa que incluso un poco de entrenamiento durante el embarazo puede ser beneficioso", concluye Krohn Kirsti Garnæs, estudiante de doctorado que fue responsable de todas las sesiones de entrenamiento en el ensayo. 

Fuente: Agencia Europa Press