Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

¿Por qué debe ser supervisado el ejercicio?

 

Durante el ejercicio los músculos necesitan mayor cantidad de energía, por lo que el cuerpo libera más azúcar o glucosa que en estado de reposo. En los pacientes diabéticos esto puede tener algunos efectos colaterales.

 

Si el cuerpo no tiene suficiente insulina para utilizar la glucosa liberada durante la práctica de ejercicio, esta última permanece en la sangre en concentraciones elevadas, provocando una hiperglicemia.

El no tener suficiente insulina para poder utilizar el azúcar de la sangre también puede hacer que el cuerpo queme grasa como combustible. Cuando el cuerpo empieza a quemar grasa para utilizarla como combustible se producen unas sustancias denominadas cuerpos cetónicos, que tienen efectos nocivos para la salud.

El hecho de que el cuerpo necesite más glucosa durante la práctica de ejercicio también puede hacer que descienda excesivamente la concentración de azúcar en la sangre, lo que se denomina hipoglicemia. Esta última puede ocurrir cuando el cuerpo utiliza todo el azúcar almacenada, lo que implica que no queda más glucosa por liberar cuando la necesitan los músculos. Esto ocurre especialmente cuando la concentración de insulina en la sangre sigue siendo alta, porque ha transcurrido poco tiempo desde la administración de la última inyección de esta.

¿Qué otras medidas tener en cuenta al hacer ejercicio?

Controla el azúcar. Es probable que necesites hacerlo antes, durante y después de hacer ejercicio.

Toma la dosis correcta de insulina. Tu médico puede recomendarte reajustar la dosis de insulina cuando hagas ejercicio o deporte.

Si te inyectas insulina no lo hagas en una parte del cuerpo que utilices en la actividad elegida (como inyectarte en la pierna antes de jugar fútbol). Podrías provocar que la insulina se absorba demasiado rápido.

Aliméntate bien. Asegúrate de seguir una dieta adecuada para la diabetes; no pruebes estrategias como abusar de hidratos de carbono antes de correr.

Lleva siempre colaciones y agua. Independientemente de que juegues un partido de tenis o nades en la piscina de tu casa.

Incluye períodos de calentamiento y enfriamiento. Un calentamiento debe consistir en 5 a 10 minutos de actividad aeróbica (caminar, pedalear, etc.) a niveles de intensidad bajos. Luego, los músculos deben estirarse gentilmente durante otros 5 a 10 minutos y estructurar luego el enfriamiento de manera similar al calentamiento.

Aumenta la ingesta calórica hasta 24 horas después del ejercicio, en función de la intensidad y duración del mismo.

Realiza el ejercicio siempre a la misma hora, los mismos días y con la misma intensidad y duración, de forma que su control sea más fácil.

Atención al ejercitarse

Es posible que tengas una concentración baja de azúcar en la sangre (hipoglicemia) si:

Estás sudando mucho

Te sientes mareado

Estás tembloroso

Te sientes débil

Estás ansioso

Tienes hambre

Te duele la cabeza

Te cuesta concentrarte

Estás confundido

Es posible que tengas una concentración alta de azúcar en sangre (hiperglicemia) si:

Tienes mucha sed

Tienes que orinar mucho

Estás agotado

Ves borroso

 

Por otra parte, fíjate en cualquier corte, rasguño o ampolla que tengas y cuéntale a tu médico si se ponen muy rojos, se inflaman o supuran pus, ya que podrían ser signos de infección.

 

Fuente: http://www.magallanesdeportes.cl/

 

Publicado en Nutrición y Ejercicio

Número de visitas: 1573

0
0
0
s2sdefault