Tandas breves de ejercicio, mejores para el corazón de los diabéticos

Pin It

Las personas con diabetes tipo 2 tienen mayor probabilidad de enfermedad cardiaca. Un nuevo estudio asegura que este riesgo podría contrarrestarse mejor con la práctica de sesiones de ejercicio físico breves y descansos más frecuentes

Una de las características de los pacientes con diabetes tipo 2 es que tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y una función vascular reducida que aquellos que no tienen este problema de salud, por ello la práctica de actividad física en diabéticos puede ejercer un papel protector para su corazón. Pero ahora, un estudio asegura que las sesiones de entrenamiento breves, con parones más frecuentes son más beneficiosas para los vasos sanguíneos de las personas con diabetes que los ejercicios que conllevan más tiempo, algo que podría ayudarles a reducir el riesgo cardiaco.

En la investigación, que se ha publicado en el American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Pshysiology, se hicieron pruebas sobre 24 pacientes de entre 35 a 70 años que tenían un diagnóstico de diabetes tipo 2. En los ensayos se sometió a los participantes a tres situaciones diferentes cada una durante siete horas: estar sentado ininterrumpidamente; sentarse con sesiones de tres minutos de actividades de resistencia simple –sentadillas y levantamientos de piernas y gemelos– cada 30 minutos; y lo mismo que el anterior pero haciendo estos ejercicios durante seis minutos y cada hora.

El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo de la arteria femoral

Los resultados mostraron que hacer ejercicio mejoró la función de los vasos sanguíneos en comparación con cuando estuvieron sentados, pero los beneficios se obtuvieron más cuando se practicaron las actividades cada 30 minutos, pues en ella se observó un aumento significativo del flujo sanguíneo de la arteria femoral.

Frances Taylor y el resto de los investigadores del estudio, han explicado que estos hallazgos sugieren que es más importante la frecuencia de la interrupción del ejercicio que lo que este dure. Es decir, como los vasos sanguíneos de las personas con diabetes tipo 2 se van deteriorando, es posible que necesiten parar de hacer ejercicio para sentarse de manera más frecuente, preservando el flujo sanguíneo de las piernas.

“Nuestros hallazgos sugieren que los descansos más frecuentes y más cortos pueden ser más beneficiosos que los descansos más largos y menos frecuentes para mejorar la función vascular en aquellos con diabetes tipo 2”, ha indicado Taylor y su equipo.

Fuente: webconsultas.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 171 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta