Diseñan pildora biodegradable con garbanzo para pacientes con diabetes

Investigadores del Hospital Brigham and Women en Boston diseñaron esta píldora, que consiste en una cápsula biodegradable con un garbanzo que contiene una microaguja de insulina, según un comunicado de prensa del control de EE. UU.

Una vez en el estómago, la cápsula se disuelve y la aguja se autoinyecta, algo prácticamente perceptible para los pacientes según Giovanni Traverso, coautor del estudio, porque este órgano no contiene fibras nerviosas que adquieren dolor

Además, la unidad oral también puede Llamado SOMA, puede auto-orientarse, gracias a su forma y distribución de su densidad, para que la microaguja se inyecte adecuadamente en el estómago. Por lo tanto, no importa cómo caiga la píldora, siempre podrá orientarse para estar en contacto con las paredes del estómago.

Los investigadores se inspiraron para diseñar el SOMA en la tortuga leopardo, una especie africana que se puede enderezar

El estudio, coordinado por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), hasta el momento solo se realizó con cerdos sólidos, a los que primero administraron dosis de 0,3 mg y después de 5 mg de insulina, una cantidad similar a la de los pacientes con diabetes tipo 2.

Posteriormente, los investigadores midieron cuánta insulina pasaba el nivel de sangre y glucosa de los animales antes y después del experimento. Encontraron una disminución en los niveles de glucosa similares a las inyecciones y no detectaron lesiones gástricas.

El propósito del estudio es que los pacientes diabéticos tengan una alternativa a las inyecciones que, aunque son efectivas, son un método desagradable y cada vez más costoso, agregando la nota.

Aunque necesitamos investigar más a fondo, esta podría ser una forma potencial de administrar muchos medicamentos “como inmunosupresores para tratar la artritis reumatoide o las enfermedades inflamatorias del intestino”, dice Traverso.

Fuente: HCH