Cualquier azúcar añadido es azúcar malo

Pin It

Desde hace tiempo, se presenta al jarabe de maíz alto en fructosa como el principal villano de la dieta estadounidense. Pero una nueva escuela de pensamiento plantea que el azúcar de mesa de siempre, o incluso la miel totalmente natural, pueden ser igual de nocivas para la salud de una persona.

Cualquier fuente de azúcar en exceso contribuye a la obesidad y a la diabetes, y el enfoque sobre el jarabe de maíz alto en fructosa podría distraer a los consumidores de los verdaderos peligros de salud que plantean todos los azúcares añadidos, cualesquiera que sean, señalan ahora muchos dietistas.

Por ejemplo, las personas que beben refrescos totalmente naturales endulzados con azúcar puro de caña siguen provocándose daños, igual que si los refrescos hubieran estado hechos con jarabe de maíz alto en fructosa, advirtió Mario Kratz, profesor asociado de investigación de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Washington, en Seattle.

"La ciencia es bastante clara: el azúcar normal de casa no es distinto del jarabe de maíz alto en fructosa", señaló Kratz, especialista en nutrición y metabolismo. "Son igual de malos cuando se consumen en bebidas endulzadas con azúcar".

Algunos investigadores, como Shreela Sharma, afirman que el jarabe de maíz alto en fructosa plantea una amenaza de salud única. Les preocupa que el cuerpo humano pueda procesar el jarabe de maíz alto en fructosa de forma distinta que el azúcar regular, de una forma que contribuya a la obesidad y los problemas que conlleva, como la diabetes y las enfermedades cardiacas.

"Al final, el azúcar es azúcar en cuanto a las calorías, pero no es lo mismo cuando el cuerpo metaboliza estos distintos azúcares", señaló Sharma, dietista registrada y profesora asociada de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Texas, en Houston. "Para mí, esas pequeñas diferencias al final sí acaban haciendo una gran diferencia".

Pero esas opiniones están ahora siendo disputadas por otros investigadores y nutricionistas que afirman que todos los azúcares utilizados en la comida son bastante iguales.

El jarabe de maíz alto en fructosa es casi idéntico en su composición como azúcar simple tanto al azúcar como a la miel, comentó Jennifer Temple, profesora asociada de ciencias del ejercicio y de la nutrición de la Universidad de Buffalo, en Nueva York.

"En mi opinión, no hay una diferencia real entre el azúcar y el jarabe de maíz alto en fructosa", dijo Temple. "El jarabe de maíz alto en fructosa es más procesado, pero la mayoría del azúcar que usamos también ha sido refinado y procesado".

Fuente: HealthDay

 

Pin It