La alimentación saludable es un derecho, no un privilegio