¿Cómo actúa la metformina en el organismo?

La metformina, la pastilla “grande”, es uno de los medicamentos populares para controlar la diabetes tipo 2 y representa el arsenal terapéutico de primera línea para tratar esta enfermedad. Prácticamente todos los pacientes han oído hablar del fármaco.

Su eficacia y tolerancia han sido demostradas durante muchos años. Su versatilidad en las indicaciones asociadas al síndrome metabólico, son insuperables. A diferencia de lo que ocurre con las sulfonilureas o la insulina, no se le adjudican efectos como el incremento del peso corporal o episodios de hipoglucemias.

¿Cómo actúa?
-Una vez que se ingiere el medicamento, viaja hasta el intestino donde se absorbe por medio del torrente sanguíneo.

-Posteriormente, se aloja en el hígado y reduce la producción de glucosa.

-En el intestino, la metformina aumenta la GLP1, hormona que mejora la producción de insulina en el organismo.

-Esta hormona también reduce la producción de glucagón, hormona que se producen en el páncreas y regula la glucosa en la sangre.

-Ayuda a que el tejido muscular aproveche mejor la glucosa y el efecto de la insulina producida en el organismo.

¿Quiénes no deben tomar metformina?
Pregunta a tu médico si debes tomar este tipo de medicamento si:
-Padeces enfermedad renal o hepática en etapa avanzada.

-Consumes cantidades excesivas de bebidas alcohólicas.

-Estás embarazada, planificando un embarazo o amamantando.

Efectos secundarios
Este tipo de medicamento no produce una disminución de la glucosa sanguínea por sí solo. Pero su riesgo de tener disminución de la glucosa sanguínea aumenta si además se administra:
-Medicamentos para la diabetes que disminuyen la concentración sanguínea de glucosa.

-Insulina.

-Tu médico tal vez te pida que tome una dosis menor de los otros medicamentos para la diabetes mientras tomas metformina.

-Puede que tengas náuseas, diarrea o malestar de estómago cuando empiezas a tomar este tipo de medicamento. Estos efectos secundarios tienden a desaparecer después de un tiempo.

-En raras ocasiones ocurre un problema grave llamado acidosis láctica como efecto secundario del medicamento. Llama a su médico de inmediato si:
-Te sientes débil y cansado.

-Con mareos.

-Tienes mucho frío.

-Presentas dificultad para respirar.

-Sientes dolor muscular y tienes problemas estomacales que te parezcan inusuales

-Sufres un cambio repentino en la velocidad o el ritmo de los latidos de tu corazón

A veces será necesario que dejes de tomar este tipo de medicamento durante un tiempo corto, para evitar una acidosis láctica. Llama a tu médico de inmediato si:
-Tienes vómito intenso, diarrea o fiebre.

-No puedes retener los líquidos que bebes.

Habla con tu médico con bastante anticipación acerca de dejar de tomar este tipo de medicamento si vas va a someterte a:
-Radiografías especiales que requieren la inyección de un medio de contraste.

-Una cirugía

-Tu médico te dirá cuándo puedes volver a tomar el medicamento.

Fuentes:
-National Diabetes Information Clearinghouse (NDIC)
-Misión Salud / Dr. Jair García-Guerrero, especialista en Medicina Integrada
-Salud180