Cinco formas de trabajar nuestra fuerza de voluntad

Pin It

Al momento de ser diagnosticado con diabetes, una persona tiende a reaccionar con mucha preocupación y suele cumplir con disciplina militar las pautas de alimentación que le asigna su nutricionista. Todo marcha de maravillas hasta que comienza a pasar el tiempo y mantener esa motivación inicial se hace cada vez más difícil. Uno comienza a caer en pequeñas tentaciones que nos hacen sentir culpables y a la larga terminan perjudicando nuestra salud.

Es aquí donde tenemos que obligarnos a trabajar nuestra fuerza de voluntad para salir adelante, por eso te daremos unos consejos que te ayudarán a trabajarla, pero antes entendamos lo siguiente:

¿Qué es la fuerza de voluntad?

Se entiende como la capacidad de resistir las tentaciones de corto plazo para cumplir con metas a largo plazo. Algunos expertos comparan la fuerza de voluntad con un músculo que se puede fatigar por exceso de uso. Estudios han demostrado que resistir repetidas tentaciones tiene un impacto negativo en la mente. Por eso, lo mejor es entrenarlo para que así evitar las tentaciones nos resulte más sencillo.

Cinco formas de trabajar nuestra fuerza de voluntad

1. Sueño reponedor

Cuando dormimos mal nos cuesta concentrarnos durante el día y andamos más débiles por la vida, aumentando así las posibilidades de caer en tentaciones.

2. Ojos que no ven, “tentación” que no se siente

Un experimento demostró que los trabajadores que mantenían dulces en un cajón los consumían menos que aquellos que los mantenían a plena vista. Alejar las tentaciones de tu vida ayudará a que no caigas en ellas. Simple y efectivo.

3. Anticiparse a las tentaciones

Tener un plan establecido con anticipación permite tomar decisiones al instante sin tener que aplicar la fuerza de voluntad. Por ejemplo: “Si alguien me ofrece alcohol en una fiesta, entonces pediré un vaso de agua mineral.”

4. Cierra los ojos y respira

La meditación tiene efectos en nuestra corteza prefrontal (lugar que tiene directa relación con la toma de decisiones y el autocontrol), mejorando nuestra atención, concentración, manejo de estrés y fuerza de voluntad.

5. Aliméntate bien

Llega a ser paradójico: uno ejercita la fuerza de voluntad para comer sano y no caer en tentaciones y resulta que comer sano ayuda a mejorar nuestro autocontrol. Pues bien, mantener niveles estables de glucosa en la sangre por medio de meriendas saludables puede ayudar a prevenir los efectos del agotamiento de la fuerza de voluntad.

Un músculo que se ejercita a diario

La fuerza de voluntad es clave para mantener una diabetes bien controlada y recuerda que cualquier persona puede ejercitar su autocontrol. Es importante que la veas y la entiendas como un músculo que debes ejercitar a diario, ya sea meditando, durmiendo bien o con tácticas cotidianas como anticiparse a las tentaciones o alejar los alimentos perjudiciales de tu vida. 

Fuente: Asociación Americana de Psicología

Pin It