Terapia húmeda para el pie diabético

Pin It

En décadas pasadas, se buscaba que una herida secara. Para ello, se le exponía a la intemperie, e incluso, se le acercaba un foco encendido para que el calor hiciera su efecto y generara una costra. Hoy en día, los expertos en el manejo de las heridas buscan el efecto contrario: humedecerla. Conoce más sobre esta técnica.

Terapia húmeda para el pie diabético

La terapia húmeda es ideal para aquellos que viven con Diabetes y han desarrollado pie diabético. La explicación se compara con los ojos secos que necesitan lágrimas artificiales o tomar agua cuando se siente mucha sed. Una herida necesita ser humedecida, pero no con agua, sino con medicamentos especiales que le permitirán curarse.

En el momento en que un paciente llega con una lesión, se debe limpiar y enseguida se le colocan apósitos (compresas) húmedos que van sanando la zona en un ambiente limpio y lubricado. El Médico debe explicar al paciente cómo cuidar su herida, y cuándo y con qué reemplazar sus apósitos, a fin de que ellos mismos realicen su terapia en casa.

Siguiendo las indicaciones al pie de la letra, se estima que el 99 por ciento de los pacientes con pie diabético han evitado la amputación gracias a esta técnica.

Bondades de la terapia húmeda

Las heridas pueden ser más flexibles, tienen mejor movilidad y se forman nuevas células en un ambiente húmedo. Una costra, en cambio, no permite que la piel se cure de manera adecuada y en muchas ocasiones, debe retirarse nuevamente para limpiar el área.

Fuente: Diabetes Bienestar y Salud

Pin It