Diabetes y sexualidad en los hombres

Pin It

La presencia de altos niveles de glucosa en sangre propios de la diabetes, es el factor desencadenante de lesiones en los nervios y los vasos sanguíneos. Esta situación, a su vez, provoca severos daños en riñones, ojos y corazón, y afecta también la función sexual del paciente.

Los especialistas consideran que la falta de control de la diabetes puede generar dificultades notables para tener relaciones íntimas satisfactorias tanto en ellos como en ellas, al grado de repercutir negativamente en la estabilidad de la pareja.

¿Cómo se ve afectado el hombre?
De acuerdo a varias estadísticas, 30 por ciento de los casos de disfunción eréctil en México tienen su causa en enfermedades crónicas, entre las que destaca la diabetes. Además, cifras mundiales muestran que 80 por ciento de los hombres que llevan entre 5 y 10 años con altos niveles de glucosa en sangre tienen problemas para vivir su sexualidad con plenitud.

En condiciones normales la erección se debe a que, durante la excitación los cuerpos cavernosos del pene tienen la capacidad de permitir el paso de mayor cantidad de sangre oxigenada y otros nutrientes, y de almacenarla hasta aumentar su volumen; de manera contraria, un paciente con diabetes que no controla su enfermedad sufre lesiones en sus vasos sanguíneos, los cuales no pueden “ensancharse” impidiendo lograr una erección o mantenerla durante varios minutos.

No existen datos concretos en nuestro país que documenten cuántos varones mexicanos presentan este problema, pero las cifras están muy cercanas a las estadísticas de Estados Unidos donde 60 por ciento de los hombres con diabetes padecen disfunción eréctil. El Dr. Melchor Alpizar, ex-coordinador del Programa para la Vigilancia, Prevención y Control de la Diabetes Mellitus en el Instituto Mexicano del Seguro Social comenta: "Es un tema muy oscuro y como médico puedo comentar que las esposas de mis pacientes se acercan para decirme que con su marido no se sienten felices ni satisfechas sexualmente, de modo que tienen problemas personales o comienzan a relacionarse con otra persona. La mujer requiere cinco, diez o más minutos de estimulación después de la penetración para lograr un orgasmo, mientras su pareja lo consigue en tres minutos o menos".

Los pacientes que inician tratamiento y hasta los que tienen tiempo con su terapia, no mencionan las dificultades con su sexualidad por vergüenza o ignorancia, ni siquiera cuando la dificultad para mantener una erección es una de las manifestaciones iniciales de la diabetes, derivadas del incremento de glucosa en sangre, que incluso se presenta antes que tener mucha sed y hambre o bajar de peso y sentir cansancio; la gran mayoría de los varones prefieren evitar hablar del tema por pena, pero también por desconocimiento: creen que es por causas psicológicas cuando en realidad es por el daño causado a la circulación en los genitales.

El problema en la detección temprana es mayor no sólo a la omisión del paciente sino a que muchos médicos no incluyen preguntas sobre la vida sexual de quienes padecen diabetes al formar su historial clínico. La comunidad médica debe ser más sensible en cuanto a integrar la sexualidad del paciente con diabetes dentro de su tratamiento, tanto para ayudar al varón a entender que estos problemas son derivados de su padecimiento y no por "falta de hombría", así como para fomentar el diálogo y entendimiento con su pareja.

Escrito por Dr. Carlos Arturo Jiménez Salazar

 

Pin It