Impedancia bioeléctrica, nueva técnica para medir sobrepeso y obesidad

Pin It

 

Una de las mejores maneras para cuantificar la grasa corporal es llevando a cabo un estudio especializado conocido como Impedancia Bioeléctrica, un método utilizado para medir la composición corporal, basada en la capacidad que tiene el organismo para conducir una corriente eléctrica.

Con esta tecnología es posible conocer datos tan detallados como la cantidad de grasa subcutánea, de grasa  intra-abdominal, masa muscular, libre de grasa (masa magra), agua total y su porcentaje, tanto en individuos sanos, como con alteraciones metabólicas.

“La impedancia Bioeléctrica permite conocer datos tan detallados como la cantidad de grasa abdominal y  masa muscular, agua total, masa libre de grasa, masa ósea,  incluso permite calcular agua total en individuos con alteraciones metabólicas. Una persona puede estar delgada y tener un peso adecuado, pero si tiene grasa en exceso, su metabolismo se comportará como el de una persona obesa y puede presentar las complicaciones que la obesidad provoca”, detalló David Montalvo Castro, Presidente del Colegio Mexicano de Bariatría.

“Sin duda esta tecnología se ha convertido en los últimos años en una herramienta práctica para la consulta privada enfocada al control de peso, por  su facilidad de uso, portabilidad de los equipos y su bajo costo de operación, en comparación con otros métodos de medición de grasa y composición corporal”.

En los últimos años se ha convertido en una herramienta práctica para la consulta privada enfocada al control de peso, por  su facilidad de uso, portabilidad de los equipos y su bajo costo en comparación con otros métodos de análisis de composición corporal

En la actualidad existen diferentes formas  de saber si se tiene sobrepeso y obesidad, como el Índice de Masa Corporal que recomienda la Organización Mundial de la Salud, y las tablas de peso de acuerdo con la estatura de la persona, que tienden a caer en desuso pues no toman en cuenta de qué están hechos esos kilos.

Estas técnicas son obsoletas y no aportan información suficiente, pues los datos que proporcionan solo toman en consideración la estatura y el peso total, cuando el verdadero enemigo de la salud es el exceso de grasa contenida en el tejido adiposo.

El especialista acentúa que debe tomarse en cuenta principalmente la cantidad de grasa corporal que tiene cada individuo, así como diversos factores clave como son la edad, sexo, estatura y el estilo de vida que lleve cada persona para poder ofrecerle un tratamiento personalizado que no busque la simple pérdida de peso, sino la pérdida de grasa.

Agencias

Pin It