La hidratación, clave para prevenir el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca

Pin It

Así lo indica una de las investigaciones que se presentarán en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología del 27 al 30 de agosto

Mantenerse bien hidratado durante toda la vida podría reducir el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca. Así lo señala un estudio que se presentará en el próximo Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología del 27 al 30 de agosto. Se trata de la reunión de profesionales cardiovasculares más grande del mundo.

“El estudio sugiere que mantener una buena hidratación puede prevenir o al menos ralentizar los cambios dentro del corazón que conducen a la insuficiencia cardíaca” ha señalado la autora de la investigación, Natalia Dmitrieva.

Según ha explicado, los hallazgos indican que debemos prestar atención a la cantidad de líquido que consumimos todos los días. Y de esta manera, tomar medidas si descubrimos que bebemos muy poco.

Beber entre 1,6 y 3 litros al día

Las recomendaciones sobre la ingesta diaria de líquidos varían de 1,6 a 2,1 litros para las mujeres y de 2 a 3 litros para los hombres. Sin embargo, las encuestas mundiales han demostrado que muchas personas no alcanzan ni siquiera los extremos inferiores de estos rangos.

El sodio sérico es una medida precisa del estado de hidratación: cuando las personas beben menos líquido, la concentración de sodio sérico aumenta. Así, el cuerpo intenta conservar agua, activando procesos que se sabe que contribuyen al desarrollo de la insuficiencia cardíaca.

El análisis examinó si la concentración sérica de sodio en la mediana edad predice el desarrollo de insuficiencia cardíaca veinticinco años después. Los investigadores también examinaron la conexión entre la hidratación y el engrosamiento de las paredes de la cámara de bombeo principal del corazón, llamada hipertrofia ventricular izquierda. Esta es un precursor del diagnóstico de insuficiencia cardíaca.

Los resultados de la investigación fueron los siguientes: una mayor concentración de sodio sérico en la mediana edad se asoció con insuficiencia cardíaca e hipertrofia ventricular izquierda veinticinco años después. 

Además, el sodio sérico permaneció asociado significativamente con insuficiencia cardíaca e hipertrofia ventricular izquierda después de ajustar otros factores relacionados con el desarrollo de insuficiencia cardíaca: edad, presión arterial, función renal, colesterol en sangre, glucosa en sangre, índice de masa corporal, sexo y tabaquismo.

Tabaco

Otra de las investigaciones que será presentada en el Congreso, es la de Ingrid Allagbe, estudiante de doctorado en la Universidad de Borgoña (Francia).

Su estudio ha contado con más de 35.000 fumadores y concluye que las mujeres fuman menos cigarrillos que los hombres, pero tienen menos probabilidades de dejar de fumar.

Este estudio comparó las características y las tasas de abstinencia de hombres y mujeres que solicitaron ayuda para dejar de fumar entre 2001 y 2018 en Francia.

La investigación incluyó a fumadores de 18 años o más con al menos un factor de riesgo adicional de enfermedad cardiovascular: sobrepeso/obesidad, colesterol alto, diabetes, alta presión sanguínea, antecedentes de accidente cerebrovascular, ataque cardíaco o angina de pecho.

Se utilizó una escala de dependencia de la nicotina para clasificar a los participantes en dependencia leve, moderada o grave. La abstinencia de fumar (al menos 28 días consecutivos) fue confirmada mediante la medición del monóxido de carbono exhalado.

En el estudio se incluyeron un total de 37.949 fumadores, de los cuales 16.492 (43,5 por ciento) eran mujeres. La edad promedio de las mujeres fue de 48 años, mientras que la edad promedio de los hombres fue de 51 años.

Tanto hombres como mujeres tenían una alta carga de factores de riesgo cardiovascular. El colesterol alto fue más común en los hombres (33 por ciento) en comparación con las mujeres (30 por ciento), al igual que la presión arterial alta (26 por ciento frente al 23 por ciento respectivamente). La diabetes también fue más común en los hombres (13 por ciento) en comparación con las mujeres (10 por ciento).

Una mayor proporción de mujeres (27 por ciento) tenían sobrepeso u obesidad en comparación con los hombres (20 por ciento). Las mujeres (37,5 por ciento) tenían más probabilidades de tener síntomas de ansiedad o depresión que los hombres (26,5 por ciento). La enfermedad pulmonar obstructiva crónica fue más común en las mujeres (24 por ciento) en comparación con los hombres (21 por ciento) al igual que el asma (16 por ciento frente al 9 por ciento, respectivamente).

El promedio de cigarrillos fumados al día fue de 23 en mujeres y 27 en hombres. Alrededor del 56 por ciento de las mujeres tenían una dependencia grave de la nicotina en comparación con el 60 por ciento de los hombres. La abstinencia fue menos común en mujeres (52 por ciento) que en hombres (55 por ciento).

Además añade que los resultados obtenidos indican que se necesitan programas integrales para dejar de fumar para las mujeres que ofrezcan un enfoque multidisciplinario que involucre a un psicólogo, un dietista y un especialista en actividad física.

Ataques cardiacos tempranos

Otro de los estudios que se presentará en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, determina que las víctimas de infarto jóvenes tienen más probabilidades de ser fumadores, personas con obesidad y con presión arterial alta o con diabetes.

“Los hallazgos subrayan la importancia de prevenir el tabaquismo y el sobrepeso en niños y adolescentes para reducir la probabilidad de enfermedades cardíacas en el futuro”, ha señalado Harm Wienbergen, del Instituto Bremen para la Investigación del Corazón.

El estudio de casos comparó las características clínicas de pacientes consecutivos ingresados ​​en el hospital con infarto agudo de miocardio a los 45 años o menos, con personas seleccionadas al azar de la población general en la misma región geográfica en Alemania. Los casos y los controles se emparejaron según la edad y el sexo.

La investigación determinó que la proporción de fumadores activos fue más de tres veces mayor en el grupo de ataque cardíaco joven en comparación con la población general (82,4 por ciento frente a 24,1 por ciento). Los pacientes tenían más probabilidades de tener presión arterial alta (25,1 por ciento frente a 0,5 por ciento), diabetes (11,7 por ciento frente a 1,7 por ciento) y antecedentes parentales de ataque cardíaco prematuro (27,6 por ciento frente a 8,1 por ciento).

Fuente: gacetamedica.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 265 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta