Automedicación puede afectar sistema circulatorio en personas con diabetes

El consumo de algunos fármacos sin prescripción puede acelerar o provocar mayor daño al sistema circulatorio de los pacientes con diabetes, provocando que estos puedan desarrollar complicaciones más severas, apuntó María de Jesús Sevilla, cirujana vascular del Centro de Diabetes y Enfermedades Metabólicas del Hospital Vivian Pellas, en Nicaragua.

Ciertos analgésicos, que funcionan como antiinflamatorios; los corticoides, utilizados comúnmente para las enfermedades cutáneas; y los diuréticos, que se usan para padecimientos cardiacos, son algunos de los fármacos que pueden provocar aumento de los niveles de azúcar cuando se administran sin haber consultado antes a un especialista.

Otros grupos de medicamentos que también pueden afectar el sistema vascular son las estatinas, utilizadas para el control del colesterol y las gabapentinas, que se consumen para los dolores de origen nervioso. Si un paciente con diabetes ingiere estos medicamentos sin prescripción, aumenta la posibilidad de desarrollar un problema circulatorio como el pie diabético, señaló Sevilla.

La diabetes es una enfermedad multisistémica que puede afectar arterias del cerebro, corazón, riñones. De acuerdo con las estadísticas del mapa de padecimientos del Ministerio de Salud (Minsa), esta enfermedad ocupó el tercer lugar en la lista de enfermedades crónicas que más afectaron a la población en 2016, cuando se registró un total de 72,647 pacientes con diabetes a nivel nacional.

“También debemos considerar factores externos como el consumo del tabaco, por el efecto que provoca la nicotina y el monóxido de carbono, y el consumo de grasas trans y saturadas conocidas más comúnmente como comida chatarra”, precisó la cirujana vascular.

Además, manifestó que los pacientes con diabetes son afectados por la “ateroesclerosis acelerada”, o aparición de placas de grasa, colesterol y calcio que se localizan en las paredes de las arterias y provocan la reducción o interrupción de la circulación, que es la que aporta oxígeno a las células.

Aunque en Nicaragua no hay registro de cuáles son las complicaciones más frecuentes de los pacientes, para la especialista del hospital Vivian Pellas la principal del pie diabético son las úlceras. Según explicó la experta, las úlceras pueden ser de tres tipos. La más frecuente es la neuropatía, un conjunto de trastornos nerviosos, que suele presentarse en el 60% de los pacientes diabéticos. Luego está la enfermedad vascular, que sufren aproximadamente el 15% de los pacientes. Y el tercer tipo es la úlcera que es una asociación entre las dos primeras.

“Puede haber aún más severidad si se relaciona la infección local o sistémica que comprometa la extremidad o la vida del paciente”, declaró Sevilla. De acuerdo con las estadísticas internacionales, uno de cada seis pacientes sufren amputaciones en sus miembros inferiores; y un paciente con diabetes tiene hasta 10 veces más riesgo de sufrir una amputación que uno que no tiene la enfermedad.

Lo anterior ocurre porque en los miembros inferiores “las lesiones se localizan habitualmente en las arterias de la tibia y el peroné, reduciendo el riego sanguíneo en el área afectada”, explicó la doctora Sevilla. Afirmó que muy pocos pacientes son candidatos a una cirugía de revascularización arterial, ya que la mayoría de ellos presenta gangrena o infección, y cuentan con lechos vasculares muy pobres.

Además mencionó otros factores de riesgo que conllevan a la amputación, como el mal control de la diabetes, tabaquismo, falta de conocimiento de la enfermedad, alteraciones de la sensibilidad de los pies y chequeo médico poco frecuente. Sin embargo, en el 50% de los casos, si el paciente controla los factores de riesgo, se puede evitar una amputación, añadió Sevilla.

El ortopedista Serdán Zelaya señaló que la cantidad de amputaciones que se practican en Nicaragua se podría reducir considerablemente si cada paciente tomara las medidas necesarias para cuidar y proteger sus pies a diario. “Las principales causas de esto es que no existe un control por parte del paciente, y eso se controla a través de la dieta, ejercicio, tratamiento y seguir todas las recomendaciones en el cuido de los pies”, manifestó Zelaya.

El especialista también afirmó que la atención primaria permite que se pueda evitar llegar hasta la amputación, debido a que esto causa que los mismos pacientes puedan sufrir de depresión. Al “mutilarle una parte de su cuerpo, siempre hay un duelo en una persona que recibe una amputación. Eso está entre las primeras diez causas de depresión a nivel mundial”, añadió Zelaya.

Recomendaciones
Los especialistas recomiendan tener cuidados preventivos de los pies con control clínico y podológico, acompañado de revisiones diarias de las extremidades inferiores y el uso de zapatos adecuados. Otras medidas básicas para prevenir complicaciones vasculares incluyen abandonar el tabaco y licor, seguir una dieta saludable evitando el consumo de comida chatarra y bebidas azucaradas, y realizar regularmente ejercicios de tipo aeróbico u otras actividades como caminar sobre trayecto plano, nadar, bicicleta, y bailar.

Fuente: El Nuevo Diario

0
0
0
s2sdefault