La impotencia sexual a causa de la diabetes

Pin It

La diabetes se ha considerado durante mucho tiempo como el principal factor de riesgo para la disfunción eréctil o impotencia sexual.

La disfunción eréctil, al ser tan prevalente en el diabético, puede incluso desempeñar un papel crucial en el diagnóstico de la diabetes mellitus temprana y actúa como señal de alarma para otras complicaciones silenciosas.

Pero la diabetes no provoca problemas sexuales solo al hombre, si bien es cierto que la mayoría de los hombres con diabetes se ven afectados en algún momento de sus vidas, también las mujeres pueden experimentar algún tipo de problema sexual o una pérdida de deseo sexual como resultado de la diabetes.

La buena noticia es que las personas que mantienen su diabetes bajo control pueden reducir el riesgo de la aparición temprana de estos problemas sexuales.

¿Cómo puede afectar la diabetes la función sexual del hombre?

Los hombres con diabetes tienen un riesgo de  3 veces mayor de padecer disfunción eréctil en comparación con la población general, y alrededor del 75% de estos pacientes se verán afectados por la impotencia sexual en algún momento de sus vidas. 

En hombres con diabetes la impotencia se manifiesta de 10 a 15 años antes que en aquellos sin diabetes.  Por su parte, la disfunción eréctil en hombres con diabetes es más grave si está asociado con una peor calidad de vida y un control inadecuado del nivel de glucosa en sangre. 

Los diabéticos que presentan disfunción sexual presentan cuadros más severos de este problema de salud y la causa con más frecuencia es orgánica y no psicógena. 

Por otra parte,  los hombres diabéticos con la disfunción eréctil presentan más estrés relacionado con la diabetes, reportan más  problemas psicológicos,

y una menor calidad de vida que los hombres sin impotencia. 

La frecuencia de la disfunción eréctil en el diabético aumenta con la edad, la duración de la diabetes, la presencia de otras enfermedades crónicas (hipertensión, depresión), el fumado y el inadecuado control de los niveles de glucosa. 

La impotencia sexual también puede estar relacionada con otras afecciones comunes en los hombres que sufren de diabetes, como la presión arterial alta y las enfermedades cardíacas y, también,  puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos usados para tratar algunas de estas condiciones.

Además de la disfunción eréctil, también existen otros problemas sexuales relacionados de manera indirecta con la diabetes en el hombre.

Entre éstos:

  • Disminución del deseo sexual
  • Eyaculación precoz
  • Eyaculación tardía

Estos problemas pueden tener como causa subyacente un bajo nivel de testosterona.

Los hombres diabéticos de edad  y obesos con más frecuencia transcurren con bajos niveles de testosterona, hormona reguladora de la actividad sexual. 

¿Cómo puede afectar la diabetes el deseo sexual en la mujer?

Así como un alto porcentaje de los hombres con diabetes presentan trastornos sexuales, las mujeres también pueden tener problemas, como una disminución en el deseo sexual y falta de lubricación vaginal.

Trastorno de la excitación sexual

El problema sexual más comúnmente reportado en mujeres con diabetes es el llamado trastorno de la excitación sexual. Este trastorno consiste en la falta de respuesta a la excitación sexual por causas emocionales o físicas. 

Las mujeres son propensas a los mismos problemas de flujo sanguíneo que enfrentan los hombres debido al daño causado por la diabetes a los nervios y a los vasos sanguíneos que irrigan los genitales femeninos.

Trastornos hormonales

Además, al igual que en los hombres diabéticos, las mujeres pueden sufrir desbalances hormonales que pueden sumarse a las causas de sus disfunciones sexuales.

Infecciones

Las mujeres con diabetes también están en un mayor riesgo de infecciones urinarias e infecciones vaginales causadas por hongos, que a su vez pueden llevar a que el sexo sea doloroso lo que impide el disfrute de la relación sexual.

Falta de lubricación vaginal

Cuando los vasos sanguíneos en los genitales de las mujeres sanas se dilatan, líquido sanguíneo (plasma) se difunde a través de las paredes capilares hacia la vagina lo que produce secreciones que provocan la lubricación de la vagina. 

En las mujeres diabéticas, los vasos sanguíneos se dilatan menos y los capilares no funcionan correctamente, por lo que se reduce el plasma sanguíneo en la vagina lo que a su vez provoca la falta de lubricación (humedad) de la vagina.

Esta resequedad de la vagina hace del sexo una actividad dolorosa e incómoda, lo cual sumado a la falta de flujo sanguíneo en la vagina y el clítoris provocan una disminución del deseo sexual.

¿Se pueden prevenir los problemas sexuales relacionados con la diabetes?

Se ha demostrado que los diabéticos pueden reducir el riesgo de padecer problemas sexuales tomando medidas para controlar su diabetes, incluyendo las siguientes medidas:

Controle los niveles de glucosa en sangre

La clave está en mantener sus niveles de glucosa lo más normales posible. Esto evitara un daño mayor a los vasos sanguíneos y al sistema nervioso.

En la diabetes tipo 1, esto implica medir varias veces al día los niveles de glucosa y la inyección de diferentes tipos de insulina en función de su dieta y el perfil de ejercicio.

Consulte con su médico sobre cómo manejar de manera correcta sus niveles de glucosa en sangre.

Controle el sobrepeso

Pierda peso y mantenga un peso normal a través del ejercicio diario y una dieta baja en calorías y baja en grasas.

Deja de fumar

La combinación de tabaquismo y diabetes aumenta considerablemente el daño de los vasos sanguíneos.

Piense en el sexo como un ejercicio físico

Esto ayuda a prevenir la hipoglicemia o glucosa baja en la sangre. Los eventos hipoglucémicos durante el sexo son un problema para muchas personas.

Si usa insulina, revise su nivel de azúcar en la sangre antes de tener sexo y tenga un bocadillo a la mano si está bajo.

Limite el consumo de alcohol

El exceso de alcohol puede contribuir a la disfunción eréctil. Si elige beber alcohol, hágalo con moderación.

Ayuda psicológica

Hablar con profesionales de la salud mental puede ayudar a los diabéticos a resolver las cargas emocionales que les impiden disfrutar del sexo.

La depresión, ansiedad, baja autoestima y otras preocupaciones emocionales pueden perjudicar su vida sexual. Y si tiene una pareja, los problemas sexuales pueden lastimar su relación.

Un consejero puede ayudarle a usted y a su pareja a resolver cualquier problema que su disfunción sexual pueda haber causado.

Fuente: geosalud.com

Pin It