Semillas de tamarindo, remedio natural para la diabetes

Uno de los árboles que no pueden faltar en las casas yucatecas es el tamarindo. Sus frutos son la importancia número uno, otra razón para tenerlo es lo frondoso que es y la buena sombra que nos proporciona.

Pocos sabemos que es originario de África tropical, en particular de Sudán, donde sigue creciendo salvajemente; pero también es nativo prácticamente en todos los países desde Cabo Verde hasta Yemen y Omán. Se extendió a Asia meridional, probablemente por la mano del hombre y se cultiva allí desde hace unos miles de años.

Actualmente está ampliamente distribuido por todas las zonas tropicales, desde África hasta Asia, Australia y el resto de Oceanía. El nombre de tamarindo se cree que se originó en la India cuando los árabes lo probaron primera vez. Pensaron que era un dátil de la India y eso en árabe se dice “tamara indi”.

Su presencia en Mesoamérica y Sudamérica fue a través de los conquistadores españoles y portugueses en el siglo XVI. Hoy en día, México y Centroamérica son de los mayores productores y consumidores del fruto.

A parte de la pulpa deliciosa de este fruto, encontramos que las hojas tienen muchas propiedades. Las hojas resultan indicadas en el tratamiento de parásitos intestinales. Esta infusión puede ser consumida por adultos y por niños, ya que es bastante segura. El té puede ser utilizado para disminuir el aumento de la temperatura corporal producto de alguna enfermedad.

Se recomienda el tamarindo para tratar cálculos renales, infecciones urinarias y retención de líquidos. Gracias a su importante contenido de fibra, el fruto del tamarindo es excelente remedio para aquellos que sufren de estreñimiento o digestiones lentas.

Y una de sus cualidades que más nos atrajo es que posee propiedades depurativas que ayudan a eliminar toxinas del organismo. Para depurar, se suelen utilizar hojas de tamarindo para el hígado. Es un buen remedio natural para tratar los trastornos gástricos como las úlceras, y aliviar los problemas hepáticos producidos por la ictericia.

Las semillas de tamarindo es otro remedio natural para la diabetes. Realizando un té de semillas de tamarindo es posible bajar los niveles de glucosa en sangre de forma natural.

Fuente: reporteroshoy.mx