Melocotón: la fruta de terciopelo repleta de beneficios

Fruta de verano con piel de terciopelo, dulce con un toque ácido, refrescante y saludable, el melocotón tiene su origen en China donde lo llaman la fruta de la inmortalidad. De hecho, en China los melocotones están muy presentes en las pinturas y artesanías que se regalan por los cumpleaños.

Lo de ser conocidos como la fruta de la inmortalidad viene por una leyenda milenaria china, pero lo que sí se sabe es que los melocotones están repletos de propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Contienen vitaminas A, C, B1, B2 y B6, minerales (potasio, fósforo, magnesio, calcio, azufre, cloro, manganeso, cobre y hierro), y betacarotenos, según ratifica el Instituto Catalán de Endocrinología.

Los principales países productores de melocotones son China, Italia, EEUU, España, Grecia y Francia. En España destacan los melocotones de Calanda (Teruel) y los de Murcia. Las distintas variedades de melocotón se dividen entre los de pulpa blanda y los de pulpa dura, y destacan los Queen Crest, Tirrenia, Catherine (Amarillo de Murcia), Merryl, Elegant Lady, Bay-Gold, Royal Glory, y Calanda (Teruel).

Los melocotones se pueden tomar en macedonias, en almíbar, y en todo tipo de postres. Se pueden hacer sorbetes, mermeladas, se pueden desecar para elaborar orejones… A la hora de elegirlos, no deben estar ni muy maduros ni muy verdes y no deben contener manchas marrones. Para conservarlos en casa, si están un poco verdes es mejor dejarlos fuera de la nevera, y dentro de ella si ya han madurado. En todo caso nunca hay que amontonarlos porque se estropean antes.

Propiedades nutricionales y beneficios de su consumo:

100 gramos de melocotón nos aportan tan sólo 39 calorías. Los melocotones son ricos en minerales, y nos aportan calcio, potasio, fósforo, hierro y manganeso.

Son ricos en fibra y flavonoides. Además, los melocotones contienen vitaminas A, B1, B2 y C (óptima para la absorción del hierro).

- Para el estreñimiento: la fibra que contienen es muy importante para mantener un tránsito intestinal regular y prevenir o combatir los casos de estreñimiento.

- Para la tensión alta: debido a su alto contenido en potasio y a su bajo aporte de sodio, el melocotón es un alimento muy interesante para incluir en la dieta habitual de personas con hipertensión o con cierta propensión a tener la tensión arterial alta.

- En la diabetes: tanto para las personas que tienen diabetes como para las que tienen que restringir el consumo de carbohidratos por el tipo de dieta que llevan, el melocotón es una fruta ideal porque es muy baja en ellos. Además, su contenido en fibra es alto y esto hace que los hidratos de carbono se absorban progresivamente evitando picos de azúcar en sangre (glucemia).

- Para la vista: los antioxidantes que contienen los melocotones son muy importantes y beneficiosos para cuidar de nuestra vista y contribuir a prevenir enfermedades en los ojos como cataratas o pérdida de visión nocturna.

- Para mejorar las defensas: de la composición nutricional del melocotón destaca su contenido en carotenos, antioxidantes que contribuyen a mejorar el sistema inmunológico y a fortalecerlo, combatiendo los daños que ocasionan los radicales libres y previniendo o retrasando la aparición de enfermedades.

- Para la piel, uñas y cabello: los antioxidantes que contiene el melocotón (en especial los carotenos) son buenos aliados para que podamos mantener y cuidar de nuestra piel, uñas y cabello, mantenerlos sanos y contribuir a prevenir dolencias que los afecten. Gracias a su contenido en vitamina C promueven la formación de colágeno que ayuda a tener una piel más flexible y prevenir la formación de arrugas.

- Para la anemia ferropénica y la fatiga: el melocotón no sólo nos aporta hierro sino que además tiene Vitamina C, imprescindible para que el hierro se pueda absorber mejor. Pero además, los orejones (los melocotones deshidratados) tienen mayor concentración en este mineral.

Fuente: La Vanguardia