Beneficios de consumir pan integral

Pin It

Los productos integrales como panes, galletas y pastas son preparados con una parte de harina común, refinada y otra, de harina integral, la cual es elaborada a partir de los granos enteros de trigo o, bien, con agregado de salvado, que es la parte más superficial que recubre el grano.

La adición de este tipo de harinas a los panificados hace que éstos tengan mayor contenido de fibras, sin embargo, en su elaboración no siempre se modifica la cantidad de grasas, hidratos de carbono o proteínas del producto terminado, por lo tanto, el aporte de calorías podría ser el mismo. Todo depende de los ingredientes adicionados.

No obstante, al contener un porcentaje importante de fibra, su consumo tiene múltiples beneficios para la salud como:
-Favorecer el tránsito intestinal, lo que ayuda a quienes padecen de constipación.

-Regular los niveles de glucemia, por lo cual es fundamental para personas que padecen diabetes o resistencia a la insulina.

-Interfiere en la absorción del colesterol y ayuda a eliminarlo, favoreciendo la salud cardiovascular.

-Da mayor saciedad, con lo cual consumimos menor cantidad de alimentos. Este aspecto es importante para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad, donde generalmente controlamos la cantidad de panes a consumir por día.

-Los granos enteros aportan mayor cantidad de vitaminas y minerales que las harinas refinadas.

Entonces, la recomendación para estos alimentos es consumirlos diariamente respetando las mismas porciones indicadas por el nutriólogo. En un adulto sano, de peso normal, se indica 2 porciones diarias (cada porción estándar: 5-6 galletitas, 2 rodajas de pan, 3 tostadas, 2 cucharadas de cereales para acompañar lácteos, entre otros), especialmente para el desayuno y la merienda, evitando su ingesta con las comidas del almuerzo y cena. Hay que aclarar que las porciones exactas deben ser indicadas de manera individual para cada persona, ya que todos tenemos necesidades calóricas diferentes, pues esto es a modo general.

Otro aspecto de suma importancia es que hay diferentes patologías que, debido a sus características y sintomatologías digestivas, impiden el consumo de cereales integrales, porque los mismos pueden acentuar las molestias del paciente, tales como gastritis, diarreas crónicas, síndrome de intestino irritable, problemas hepáticos, entre otros. Es por ello, que siempre recomendamos consultar con un profesional para asegurarnos una alimentación saludable y adecuada a nuestras necesidades y características.

Fuente: Misiones online / Lic. Romina Krauss

Pin It