El ejercicio sí ayuda a controlar la diabetes

Las personas con diabetes que han tomado sus medicamentos al menos el 80% del tiempo y han practicado algún tipo de actividad física, cuatro o más veces por semana, tendrán menor riesgo de presentar niveles de azúcar en sangre mal controlados. Así se desprende de un estudio publicado en la revista científica American Journal of Pharmacy Benefits.

Tener mal controlado el azúcar en la sangre puede producir complicaciones como enfermedades renales, daños en las retinas, enfermedades de corazón o, incluso, la muerte, según la Asociación Americana de Diabetes (ADA), que estima que alrededor de 29 millones de estadounidenses tienen diabetes. Además, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición estadunidense, el 21% de los adultos con diabetes presenta un nivel bajo de azúcar en sangre.

Estudio
En el estudio, en el que se monitorizó a casi 20, 000 personas, los investigadores pudieron rastrear la adherencia a la medicación usando el sistema de registros médicos electrónicos. Hasta entonces los estudios se basaban en encuestas a los pacientes, un método menos fiable que los registros médicos.

“Nuestros médicos pueden ver el expediente médico electrónico de un paciente y saber rápidamente la frecuencia con que los pacientes están tomando sus medicamentos para la diabetes, el colesterol y la presión arterial”, ha asegurado el autor principal del trabajo, Davis Mosen. Harry Glauber, el endocrinólogo coautor del estudio, señala que los pacientes “se olvidan” de tomar la medicación y que los resultados se podrían mejorar ayudándoles a “tomar sus medicamentos según lo prescrito, aumentar su ejercicio y controlar su peso”.

Resultados
Los autores examinaron varios factores de estilo de vida y demográficos para determinar cuáles estaban más estrechamente asociados con el azúcar sanguíneo mal controlado. Detectaron que un 80% tomaron sus medicamentos orales para la diabetes, de los cuales un 46% fueron menos propensos a tener azúcar mal controlado en la sangre.

Quienes hacían ejercicio cuatro o más veces a la semana eran un 25% menos propensos a tener la glucosa mal controlada, en comparación con los miembros que se ejercitaban tres o menos veces por semana. Los investigadores también encontraron que las personas que eran clínicamente obesas, con un índice de masa corporal (IMC) superior a 30, eran un 18% más propensos a tener altos niveles de azúcar.

Fuente: Su Médico