Consejos para comer fuera de casa

Pin It

La alimentación es un factor determinante en el tratamiento de la diabetes. En este sentido, es importante recordar que la dieta debe incluir los diferentes grupos de alimentos: carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y agua. Sin embargo, el ritmo acelerado de vida, las distancias entre el hogar y la oficina o la escuela, así como los horarios intermitentes, hacen que cada vez sea más frecuente comer fuera de casa.

Si todos los días se tiene necesidad de comer fuera de casa, será necesario encontrar algún lugar donde se pueda llevar a cabo nuestro plan de alimentación sin grandes problemas. Muchos restaurantes son sensibles a esta situación y ofrecen en sus cartas o en sus menús del día, alimentos bajos en colesterol, grasas, sal y alimentos más ricos en fibra. Asimismo, disponen de legumbres, papas, arroz, verduras, ensaladas y pasta integral.

Consejos prácticos
A continuación se presentan algunas recomendaciones que pueden ayudarte a elegir una rica y nutritiva alimentación fuera de casa:
-Restaurantes que sirvan platillos a la carta.

-Comidas corridas, ya que son mejores que las famosas y abundantes comidas rápidas.

-Si no sabe de qué consta un plato antes de pedirlo pregunta cómo está preparado.

-Intenta comer la misma porción, como si estuvieras en casa, si te sirven más cantidad, no lo dudes déjala en el plato No es necesario comérselo todo, y si vas a volver a este lugar otra vez ya conociendo las cantidades, pide que por favor te sirvan lo que requieres.

-Come lentamente.

-Diversos restaurantes están en disposición de preparar platillos que no se encuentren en la carta, de acuerdo a tus necesidades. Solicítalo cuando sea necesario.

-Si vas a pedir carne o pecado, asegúrate que no lleva mantequilla, pídelo si es posible a la plancha o de la forma más sencilla, para no sobrecargar de grasa.

-En tu plan de alimentación debes tener cuidado con la sal, pide que no se la añadan y procura elegir alimentos que no sean salados.

-Pide como aperitivo ensalada, te beneficiarás de sus vitaminas y sales minerales, además de ser un perfecto regulador te aportará muy pocas calorías. Solo debes tener cuidado con la cantidad de aceite al aliñarla, recuerda que cada cucharada de aceite aunque sea de oliva aporta 90 calorías.

-En vez de papas fritas que aportan una gran cantidad de grasa y calorías, puedes pedirlas al horno, o bien, doble ración de verduras.

-Come fruta, lo ideal sería que fuera una de temporada.

-Solicita que las salsas o los aderezos de las ensaladas se sirvan por separado y utiliza solo pequeñas cantidades.

-Pide que retiren de la mesa la canastilla de pan, tostadas y botanas después de consumir una cantidad razonable.

-Evita en lo posible los postres, sobre todo si se sabes que son elevados en calorías, o bien compártelo con otra persona.

-Elige bebidas sin azúcar.

-Cuidado con el alcohol, no pasa nada por tomar un vaso de vino o de cerveza en la comida, pero piensa que lo mejor que existe para la salud es el agua, sobre todo si luego continuarás trabajando.

Por otra parte, hay establecimientos que ofrecen comida preparada donde el cliente puede seleccionar qué comer, como los bufetes. En esta modalidad de restaurantes se prepara una amplia variedad de platillos, lo cual permite diseñar una comida equilibrada.

En este sentido, conviene ver en los bufetes una oportunidad de elegir y disfrutar más que de excederse. Antes de servirse es importante revisar toda la selección de platillos para que después elijas los de preparación más sencilla. Toma sólo pequeñas cantidades, sobre todo de los que tienen mayor aporte energético.

Hay ocasiones en que no es posible comer a nuestras horas y, desde luego, tampoco podemos modificar el horario de la toma de nuestros medicamentos. En estos casos, se recomienda comer un tentempié, por ejemplo, una fruta o un yogur descremado. De cualquier forma, es fundamental hablar al respecto con el médico para que establezca una estrategia a seguir en estos casos, sobre todo si vamos a tener cambios frecuentes en el horario de nuestras comidas.

Fuentes:
Asociación Americana de Diabetes
Federación Mexicana de Diabetes
Centro Latinoamericano de Información Alimentaria

Pin It