Los beneficios del té en la salud del corazón

No cabe duda que en los últimos años el té ha ganado popularidad. Se estima que en las últimas dos décadas el mercado del té se ha cuadriplicado. Algunos aseguran que esto está relacionado con los beneficios a la salud que brinda el té, muchos de los cuales están relacionados con el corazón y los vasos sanguíneos.

El té es una buena fuente de unos compuestos conocidos como catequinas y epicatequinas. Estos compuestos pertenecen a un grupo de sustancias químicas vegetales llamadas flavonoides. Varias investigaciones sugieren que los flavonoides ayudan a reducir la inflamación, y que también ayudan a reducir la acumulación de placa dentro de las arterias. 

Analicemos un poco la estructura del té negro y verde, que son los de mayores beneficios. Tanto el té negro como el verde provienen de la misma planta, Camellia sinensis, un arbusto de hoja perenne que crece en las zonas montañosas de China, India y otros países. Las diferencias entre estos dos tipo de té sucede una vez que las hojas son cosechadas y se dejan marchitar.

Para hacer té verde, las hojas se calientan o se colocan al vapor rápidamente para detener la oxidación, el proceso químico que causa el cambio de color. Para hacer el té negro, las hojas son trituradas, desgarradas o enrolladas y se dejan oxidar antes de secarse. Esta etapa de procesamiento adicional degrada algunos de los flavonoides. Por eso el té negro tiene cantidades ligeramente menores de flavonoides comparado con el té verde.

Sin embargo, tanto el té negro como el verde también contienen cantidades moderadas de cafeína, que van desde unos 20 a 45 miligramos por taza. Eso es aproximadamente la mitad de la cantidad de cafeína en la misma cantidad de café. 

Estudios a corto plazo han demostrado que beber té puede mejorar la reactividad vascular, que es la medida de cómo responden los vasos sanguíneos al estrés físico o emocional. También hay pruebas de que beber té negro o verde puede disminuir los niveles de colesterol LDL dañinos. Aunque no está completamente comprobado, es posible que beber té pueda disminuir ligeramente la presión arterial.

Los estudios grandes demuestran que las personas que beben regularmente té negro o verde pueden ser menos propensas a presentar un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Sin embargo, no se sabe si las personas que beben té tienden a tener un estilo por lo general más saludable que las personas que no beben té. Algo que podría reducir también su riesgo de enfermedades cardiovasculares. 

Pero como en todo, la cantidad y la calidad del té son muy importantes. No se han reportado problemas por beber una taza o dos de té al día. Pero beber cantidades excesivas puede dañar los riñones. El té negro contiene una gran cantidad de oxalatos, que pueden causar cálculos renales. También tienes que cuidar el contenido de azúcar. Agregar un poco de azúcar está bien, pero si agregas demasiada azúcar, probablemente estás cancelando los posibles beneficios del té.

Fuente: Vitónica