Tres pasos para decidir qué, cuánto y cuándo comer

Pin It

Cuando vivimos con diabetes necesitamos regular nuestro nivel de glucosa en sangre constantemente para mantenerlo en un rango que sea lo más cercano al de alguien sin diabetes (70-99 mg/dl antes de comer y menos de 140 mg/dl dos horas después de comer). Cada persona puede determinar en equipo con los profesionales de la salud que la apoyan su rango meta.

Para lograr esta laboriosa pero fructífera tarea los pasos son:
1) Tener metas claras establecidas y herramientas para medirlas
Nadie puede llegar a una meta si no sabe cuál es esta con precisión. Decir: “mi nivel de glucosa está más o menos” o “ya me conozco, siento que mi nivel de glucosa está bien” no nos da información práctica para tomar decisiones y actuar.

Hoy en día tenemos herramientas (medidores de glucosa) para verificar nuestras metas establecidas, por ejemplo tener un nivel de glucosa entre 70 – 99 mg/dl antes de cada comida.

2) Identificar los factores que elevan el nivel de glucosa en sangre
Con metas y modo de medirlas nos convertimos en una especie de investigadores privados, empedernidos buscadores de los responsables de la hiperglucemia (nivel elevado de glucosa en sangre), de la hipoglucemia (nivel bajo de glucosa en sangre) o normoglucemia (rango normal de glucosa en sangre).

Y ¿cómo encontrar esos factores responsables?, pues es un perseverante trabajo de documentación y análisis, ¿te suena muy complicado? Simplemente toma papel y lápiz, puedes hacer un diario que incluya fecha, hora, nivel de glucosa (el que marca el medidor), alimentos (qué y cuánto), ejercicio, situaciones de estrés y todo aquello de lo que creas puede influir en tu nivel de glucosa. Si tienes la sospecha investiga con pruebas si está involucrado en el resultado que marca el medidor o no.

De esta manera tendrás elementos suficientes para repetir aquellas acciones saludables que te ayuden a obtener más resultados dentro de tus rangos meta. ¿Para qué tanto lío? Bueno, cuando la recompensa es disfrutar una excelente calidad de vida y mantenernos lejos de las complicaciones el trabajo vale la pena.

3) Reconocer y medir los alimentos con hidratos de carbono
Si ya has hecho este ejercicio de investigación habrás notado que hay ciertos alimentos que definitivamente impactan notablemente el nivel de glucosa en sangre, estos son los que contienen el nutrimento llamado “hidratos de carbono”, que están en mayor proporción en cereales, frutas, leguminosas y leche, además de los postres endulzados con miel, piloncillo o azúcar de mesa (sacarosa).

Al conocer y medir los hidratos de carbono puedes decidir cuánto comer o no de este nutrimento con base en tu nivel de glucosa en determinado momento. Si utilizas insulina es importante que aprendas a relacionar la dosis de insulina de acción ultrarrápida con la cantidad de hidratos de carbono que consumas.

Profesionales como tu médico, el nutriólogo y el educador en diabetes que te apoyan pueden asesorarte. El análisis de esta información es la mejor arma para tomar mejores decisiones acerca de qué comer, cuándo comer y cuánto comer.

Imagina lo valioso que es para el equipo de profesionales de la salud que te ayudan el contar con estos datos para, en equipo contigo, definir las nuevas estrategias para alcanzar y mantener tus metas y de este modo evitar el desarrollo de complicaciones.

Fuente: Educadies

 

Pin It

Quien está en línea

Hay 517 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta