¿Cuáles son los mejores granos para los diabéticos?

Pin It

Esta afección es considerada como crónica, de larga duración, puesto que interviene en la manera en la que el cuerpo transforma los alimentos en energía

Una de las enfermedades más comunes y con mayor incremento de casos en el mundo es la diabetes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), una persona con diabetes no produce cantidades formidables de insulina, por lo que el azúcar en el organismo incrementa a grandes rasgos.

Como se dice popularmente: todo en exceso es malo, así que las altas cantidades de azúcar en el cuerpo no son beneficiosas para la salud.

De este modo, los expertos en prevención de enfermedades dicen que al aposentarse el azúcar en la sangre, la salud de órganos funcionales como el corazón, la visión y los riñones se ve impactada.

Hay varios tipos de diabetes y esta se determina en una consulta médica con la implementación de exámenes. Sin embargo, lo que toma relevancia, en esta oportunidad, es que para prevenir o tratar de contribuir en dicha afección, la ingesta del grupo alimenticio de granos es una buena opción.

Según el portal Healthy Children, de la Asociación Americana de Pediatría, hay cinco grupos alimenticios y el primero son los granos. Cada agrupación aporta nutrientes esenciales y son comparados por la cantidad de calorías, sodio, grasas, entre otras propiedades.

En cuanto a los granos, se clasifican en enteros y refinados. Por ello, el blog Magazine, de soluciones para la diabetes, agrega que la opción más adecuada para incorporar en la dieta de esta enfermedad son los granos integrales.

Antes de dar a conocer la lista de los mejores granos para el consumo de diabéticos, Smartfooding explica que un grano integral es aquel que “ha sido creado o producido a partir del grano de cereal entero, es decir, se han conservado todas sus partes en el proceso de elaboración”.

Al no incorporarse a métodos industriales o procesos en los que se modifica del todo las propiedades del alimento, se mantienen beneficios nutricionales que se integran en el equilibrio del organismo. Por ende, son los más aconsejados para los diabéticos.

Esta es la lista de los mejores granos para las personas que tienen diabetes:

1. Cebada: Magazine dice que al tener el trío de fibra, minerales y vitaminas, regula la presencia de azúcar en la sangre, ya que su principal activo está en el contenido de vitamina B3 (niacina), encargada de potenciar la prevención de complicaciones del corazón y tiene selenio, mineral con poca presencia en la mayoría de alimentos.

2. Avena: es uno de los granos más famosos y recomendados en el mundo de la alimentación saludable y equilibrada. Mundo Deportivo señala que el consumo de avena es favorable a cualquier hora del día, primordialmente en el desayuno.

Por su parte, la Fundación Española de la Nutrición (FEN) estima que controla la diabetes, porque es rica en beta glucanos, que controlan la glucosa e incluso ayudan a estimular el sistema inmunitario a eliminar células cancerosas, según el Instituto Nacional del Cáncer en EE. UU.

3. Quinua: se trata de un alimento versátil y rendidor. Al ser un grano entero, los expertos explican que reduce el riesgo de diabetes, porque contiene aminoácidos completos para considerarse como una proteína.

Qenti comparte que la quinua es una buena fuente de fibra, la cual “no impacta en los niveles de azúcar en la sangre y ayuda a mantener el peso del cuerpo, previniendo otras condiciones crónicas asociadas a la diabetes”.

4. Centeno: el principal diferenciador de este grano es su aporte de magnesio al organismo. Magazine indica que al tener este mineral se reduce y previene la diabetes. Por su parte, una publicación en la revista ¡Hola! dice que es un alimento rico en hidratos de carbono con un índice glucémico bajo.

Fuente: semana.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 352 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta