Obesidad y muertes por COVID: Salud llama a un cambio radical de alimentación

Pin It

Entre los casos de personas fallecidas por COVID-19, el 43% tenía hipertensión; el 38% diabetes; y el 25%, obesidad

En México, de las 41 mil 190 de las personas que han fallecido por COVID hasta este jueves 23 de julio, el 73% padecía, al menos, alguna comorbilidad, como obesidad, diabetes, o hipertensión.

Así lo dio a conocer este jueves la Secretaría de Salud federal en una conferencia vespertina, en la que expuso cuál está siendo la influencia de las enfermedades cardiovasculares ligadas al consumo de alimentos chatarra y bebidas azucaradas con las muertes por COVID.

En la conferencia de prensa, el doctor Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), detalló que entre los casos de personas fallecidas por COVID, el 43% tenía hipertensión; el 38% diabetes; y el 25%, obesidad. Una persona puede padecer al mismo tiempo varias de estas comorbilidades.

Por el contrario, solo el 14% de las defunciones por COVID, 5 mil 869 casos, no presentaban “ningún factor de riesgo”. Es decir, eran individuos menores de 60 años, que no fumaban, no tenían ninguna enfermedad, ni tenían comorbilidades, como obesidad, diabetes o hipertensión.

En la conferencia también se expuso que, en México, el 7% de las muertes registradas a nivel general, es decir, sin tener en cuenta los casos COVID, están relacionadas con la obesidad y enfermedades cardiovasculares derivadas del consumo de bebidas azucaradas, lo que equivale a más de 40 mil 800 muertes cada año.

“En México, cada vez es más raro ser un individuo con peso saludable”, subrayó el doctor Ridaura, que también destacó que un 14% de la población tiene diabetes.

“Estas enfermedades, además, causan una muerte prematura. Y también generan mucha discapacidad. La diabetes, por ejemplo, es la primera causa de ceguera, y de imputaciones, e insuficiencia renal crónica. Y todo esto impacta de manera muy importante en la calidad de vida de los individuos”, señaló el especialista.

Ante estas cifras, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, quien ha mantenido esta semana un intercambio de declaraciones con la industria refresquera a la que acusó de producir “veneno embotellado”, insistió este jueves en que, antes estas cifras, “la verdad se tiene que decir, afrontar, y poner las medidas para cambiarla”.

La Secretaría de Salud hizo en este sentido un llamado a un cambio radical en la alimentación y en los hábitos de consumo para “curar” al país. Mientras que el doctor Ridaura destacó como algo positivo que, a partir de octubre próximo, entre en vigor el nuevo etiquetado en alimentos industrializados y bebidas altamente calóricas.

El martes pasado, la Asociación Nacional de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC) reaccionó condenando las declaraciones de López Gatell sobre el consumo de bebidas azucaradas, y lo acusó de querer “satanizar” a su sector.

“Es inaudito que un funcionario público federal, con la gran responsabilidad de ser el promotor de salud en nuestro país, estigmatice a una industria que cumple a cabalidad con todas las normas y regulaciones”, señaló la ANPRAC a través de un posicionamiento.

De acuerdo con la asociación, las aseveraciones de López-Gatell “representan un trato inequitativo hacia el sector, satanizan una actividad estratégica para la economía y un producto que está en la preferencia de millones de mexicanos”.

“Incluso podrían configurar violaciones a derechos constitucionales y tratados internacionales”, afirmó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

Fuente: animalpolitico.com

Pin It