Asocian el tratamiento de la psoriasis a mejoras cardiacas

Pin It

   Investigadores han descubierto que el tratamiento de la psoriasis, una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, con medicamentos biológicos que atacan la actividad del sistema inmunológico puede reducir la acumulación temprana de placa que obstruye las arterias, restringe el flujo sanguíneo y provoca ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

   Los hallazgos resaltan cómo las inmunoterapias que tratan enfermedades inflamatorias pueden jugar un papel en la reducción de los riesgos de enfermedades cardiovasculares. El estudio, financiado por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés), que forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud estadounidenses, se publica en edición digital de la revista 'Cardiovascular Research'.

   "Clásicamente, un ataque cardiaco es causado por uno de los cinco factores de riesgo: diabetes, hipertensión, colesterol alto, antecedentes familiares o tabaquismo", apunta Nehal N. Mehta, jefe del Laboratorio de Inflamación y Enfermedades Cardiometabólicas en el NHLBI. "Nuestro estudio presenta evidencia de que existe un sexto factor, la inflamación, y que es fundamental tanto para el desarrollo como para la progresión de la aterosclerosis al ataque cardiaco", agrega.

   Ahora, los investigadores proporcionaron la primera evidencia en humanos de que el tratamiento de una afección inflamatoria conocida con terapia biológica, un tipo de medicamento que suprime el sistema inmunológico, se asocia con una reducción de la enfermedad de la arteria coronaria, en particular de la placa propensa a la ruptura que a menudo conduce a un ataque al corazón.

   La psoriasis, una enfermedad cutánea común que afecta al 3-5 por ciento de la población de Estados Unidos, se asocia con una inflamación sistémica elevada, lo que eleva el riesgo de enfermedad de los vasos sanguíneos y la diabetes. La inflamación ocurre cuando el mecanismo defensivo del cuerpo se activa para evitar infecciones o enfermedades, pero este mecanismo puede volverse contra sí mismo cuando se activa, por ejemplo, por un exceso de lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés) que se filtran en el revestimiento de las arterias.

   La respuesta inflamatoria resultante puede causar coágulos de sangre, que bloquean las arterias y pueden provocar un ataque cardiaco y un derrame cerebral. La inflamación pone al 20-30 por ciento de la población de Estados Unidos en riesgo de este tipo de eventos. Las personas con patologías inflamatorias como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico y la psoriasis tienen una tasa mucho mayor de eventos cardiovasculares.

   Esos altos índices empeoran los números ya preocupantes: más de 15 millones de estadounidenses, y muchos más en todo el mundo, padecen enfermedad cardiovascular aterosclerótica. El ataque al corazón ocurre en 750.000 personas cada año en Estados Unidos; a nivel mundial, más de 7 millones de personas sufrieron ataques cardiacos en 2015.

CAMBIOS EN LOS SUBCOMPONENTES DE LA PLACA

   Los hallazgos actuales provienen de un estudio observacional de la cohorte de la Iniciativa Cardiometabólica para Aterosclerosis de Psoriasis NIH, que contaba con 265 pacientes con psoriasis, 101 de los cuales padecían enfermedad cutánea de moderada a grave y calificaron para la terapia biológica aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos.

   Durante un año, los investigadores siguieron a los pacientes candidatos, todos los cuales tenían bajo riesgo cardiovascular, y los compararon con aquellos que eligieron no recibir terapia biológica. Los resultados del estudio muestran que la terapia biológica se asoció con una reducción del 8 por ciento en la placa de la arteria coronaria.

   "Los hallazgos que más nos intrigaron fueron que los subcomponentes de la placa coronaria cambiaron durante un año, incluidos el núcleo necrótico y los componentes no calcificados, que son los culpables de la mayoría de los ataques cardiacos", detalla Mehta.

   Investigaciones anteriores habían relacionado la psoriasis con el desarrollo prematuro de placa coronaria de alto riesgo. Ahora, el equipo de Mehta ha demostrado cambios beneficiosos en esta placa cuando se trata la psoriasis con terapia biológica, incluso sin cambios en otros factores de riesgo cardiovascular como el colesterol, la glucosa y la presión arterial.

   "Esto parece ser un efecto antiinflamatorio. Ante la ausencia de mejoría en otros factores de riesgo cardiovascular y sin añadir nuevos medicamentos para el colesterol, la placa blanda de los pacientes aún mejoró. El único cambio fue la gravedad de su enfermedad de la piel", dice Mehta.

   Los autores dicen que habrá que seguir investigando para confirmar si esto es así o si el efecto positivo es el resultado del tratamiento de la enfermedad inflamatoria subyacente. "Nuestros datos son observacionales, por lo que los próximos pasos deben ser ensayos controlados aleatorios", concluye Mehta.

Fuente: InfoSalus

Pin It