Así es como un perro puede detectar uno de los problemas de salud más comunes y serios

Marilyn, la dueña del perrito King Tut tiene diabetes... por eso, él la lame varias veces al día y así controla sus niveles de azúcar... se convirtió en un perrito de asistencia

Los llaman «el mejor amigo del hombre», Asimismo, los perros están a un paso de convertirse en el mejor enfermero de las personas con diabetes o, por lo menos, en la más efectiva alarma de que las cosas no están bien. Y King Tut es un claro ejemplo.

El perrito de Marilyn le ha salvado la vida en varias oportunidades y sin entrenamiento alguno, según nos lo cuenta su dueña en el video. Pero ¿cómo es posible? ¿Existe alguna capacidad especial que les permite a los canes verificarle el nivel de azúcar en la sangre lamiendo a un diabético? ¿Será King Tut un caso aislado que logra prevenir las crisis de hipoglucemia (bajos niveles de azúcar en la sangre) de Marilyn?

¿Pueden los perros prevenir la hipoglucemia?

Lo de King Tut no es una casualidad. En Diabetes Care, una publicación especializada sobre esta enfermedad que es una de las más comunes del mundo, se habla de un estudio en el que se observó que los perros son preparados para ser los mejores compañeros de los pacientes diabéticos, pues alertan cuando está por ocurrir un cuadro hipoglucémico.

Durante la investigación, se buscó determinar cuáles eran los químicos que se liberaban en el cuerpo durante una hipoglucemia. Los análisis revelaron que los niveles de isopreno químico aumentan considerablemente durante ese cuadro clínico, por lo que se llegó a la conclusión de que deben crearse herramientas capaces de detectarlo en tiempo.

Pero mientras la tecnología cumple su función, los perros llegan al rescate, pues también se determinó que si bien el ser humano es incapaz de detectar un aumento del isopreno, los caninos sí pueden. Y, probablemente, esto es lo que sucede con King Tut.

Entiende la hipoglucemia

La hipoglucemia causa problemas como temblores, desorientación y fatiga. Si el paciente no recibe un golpe de azúcar, puede caer inconsciente. King Tut es el salvador de Marilyn, y lo mejor es que, con entrenamiento, los perritos no solo serán la mejor compañía de cualquiera, sino que podrán alertar a las personas con diabetes cuando algo no va bien. ¡Genial!