Modelos matemáticos contra la diabetes

Científicos de la Escuela de Medicina, unidad Norte, de la Universidad Autónoma de Coahuila (Uadec) utilizarán modelos matemáticos para prevenir con mayor margen de tiempo la aparición de diabetes tipo 2, mediante el análisis de la alteración de la molécula glucagón.

“Mucho se habla en cuanto a salud pública de prevenir la diabetes, que es uno de los males que más aquejan a México, pero desgraciadamente nos estamos quedando en una etapa cuando el riesgo ya es inminente, cuando ya casi estás enfermo. Para que la prevención realmente surta efecto hay que tomarla mucho antes, cuando todavía no estás enfermo o si el cuerpo da las primeras señales de que hay riesgo de desarrollar la enfermedad”, comentó el doctor Víctor Daniel Boone Villa, profesor investigador de la Escuela de Medicina, unidad Norte, de la Uadec.

De acuerdo con el investigador, la diabetes tipo 2 tiene componentes bioquímicos, nutricionales, genéticos, etcétera, que dan una variabilidad muy grande entre los subtipos de diabetes 2 que se pueden generar. “Nos estamos enfocando en una molécula que es conocida, a grandes rasgos, como la contraparte de la insulina: el glucagón. Si la insulina hace que te disminuya la concentración de glucosa en sangre, el glucagón es una hormona que, cuando tienes poca concentración de glucosa, saca las reservas para que regrese a niveles normales”, explicó el doctor.

La importancia del glucagón
A partir de 2006, surgieron los primeros reportes sobre si existe alteración en el metabolismo del glucagón, hay una correlación para el desarrollo de diabetes. “Lo que buscamos es, primero, es saber cómo se relaciona el glucagón con factores de riesgo que ya conocemos. Lo mejor que podríamos tener es un modelo matemático que se pueda aplicar directamente a nivel clínico. De esta manera, la cantidad de glucagón que tiene una persona en la sangre se puede relacionar con los otros parámetros y, como consecuencia, nos permita calcular un índice de riesgo de desarrollar diabetes en los próximos años, y así poder prevenir la aparición de la enfermedad con una mayor anticipación que los métodos de diagnóstico actuales”, detalló el científico Boone Villa.

El especialista aclaró que este proyecto empleará la misma tecnología de ensayos prefabricados que existe en otros análisis para estudiar el glucagón. “Queremos relacionar lo que ya se conoce como factores de riesgo —obesidad, historia clínica, índice de masa corporal, hipertensión, hiperinsulinemia, etcétera— con el glucagón. Si encontramos relación entre este nuevo marcador que tratamos de probar y los factores de riesgo que ya tenemos establecidos, estaríamos definiendo o diseñando un método de diagnóstico muy robusto que nos puede ayudar a disminuir la epidemia de diabetes”, puntualizó Boone Villa.

El proyecto forma parte de una aplicación al Programa para el Desarrollo Profesional Docente para el Tipo Superior (Prodep) y participó en la Convocatoria de Investigación Básica SEP-Conacyt 2017 pendiente de próximos resultados. Esta investigación contempla hacer experimentos tanto en modelos animales como en modelos celulares con bloqueos específicos de rutas metabólicas, para saber en dónde está la relación.

“Ahora vamos en la fase de conceptualización y búsqueda de fondos, desgraciadamente estamos en un área cuya investigación es muy costosa y un estudio de esta naturaleza necesita grandes cantidades de recursos”, añadió el investigador.

Detección oportuna
Respecto al tiempo con que se anticiparía la posible aparición de diabetes mediante este proyecto, el científico comentó que lo definirán a mediano plazo. Sin embargo, según la literatura del tema, sería posible conocer las primeras señales de riesgo entre uno y tres años antes de la aparición de la enfermedad.

“El próximo año tenemos que probar directamente en muestras humanas, afortunadamente como no vamos a hacer ninguna intervención en los pacientes o personas, hasta ahora, es relativamente sencillo. Lo único que se va a pedir a los participantes es que donen sangre para poder hacer un análisis de rutina, uno de glucagón, una antropometría básica, historia clínica básica y de ahí sacar datos para poder establecer la existencia de correlaciones que nos ayuden a definir un factor de riesgo temprano”, agregó el doctor Boone Villa.

A futuro, los científicos esperan que esta investigación se pueda establecer como parte de un protocolo clínico a nivel nacional que ayude a disminuir la incidencia de diabetes.

Fuente: Agencia Informativa Conacyt / Felipe Sánchez Banda