Nuestro cerebro necesita colesterol, no lo demonicemos: composición (I)

Pin It

Generalmente cuando hablamos de salud y de cuidarnos solemos pensar únicamente en el estado físico de nuestro cuerpo, concretamente de cabeza para abajo, es decir, si estamos o no en forma...Pero, ¿pensamos alguna vez en la salud de nuestro cerebro, o es el gran olvidado?

Por raro que parezca, la salud del cerebro también debe ser cuidada y tenida en cuenta como una parte más de nuestro cuerpo, porque en realidad eso es lo que es: una parte más. El cerebro también se alimenta de lo que comemos y necesita todos los nutrientes vitales, y más si hablamos de colesterol, así que no lo demonicemos.

El cerebro: una masa de grasa

Sin duda, el cerebro es una de las creaciones más complejas del Universo y a pesar de ello somos desconocedores absolutos de sus necesidades. De hecho, como dato curioso, os puedo comentar que aunque reduzcáis al máximo la grasa de vuestro cuerpo, la realidad es que siempre os va a quedar parte de ella en el cerebro porque, por muy extraño que resulte, la mayor parte del cerebro es precisamente eso, grasa.

Entendiendo el cerebro como parte y materia fundamental de nuestro cuerpo, es fácil entender que los mismos enemigos de la salud física, de los que hablamos tan a menudo, también lo van a ser del cerebro y de la salud mental.

De hecho, a lo largo de la historia incluso los cambios de alimentación o de estilo de vida han ido alterando no sólo la apariencia física humana (corpulencia, altura, fuerza...) sino que también han hecho mella en el volumen de nuestro cerebro. Tal y como se comentaba en uno de los artículos de la prestigiosa revista Dailymail, el tamaño de nuestro cerebro actual ha disminuido significativamente con respecto al de nuestros antepasados.

Nuestro cerebro se nutre de grasas y colesterol

Estamos en una sociedad en la que la dieta modelo a seguir, por así llamarlo, es aquella exenta de grasas y colesterol. Ahora vamos a pensar una cosa: si nuestro cerebro está compuesto en un 60% por grasa y colesterol, ¿estaremos siguiendo la dieta más adecuada para él?

Por supuesto que con esto no quiero decir que debamos llevar una dieta bomba en grasas y colesterol, claro está que no; pero sí que por lo menos reflexionemos un poco, abramos nuestras miras y no demonicemos tanto algunos conceptos como el colesterol.

De hecho, existen multitud de estudios que avalan los beneficios para la salud mental y el sistema cognitivo de las dietas con un aporte razonable de colesterol. Y con colesterol no sólo nos referimos al conocido como bueno (HDL), sino también al tan castigado (LDL), ese que "no debemos pasar de 200".

Soy consciente de que es un tema que genera mucha controversia y debate, pero dejando a un lado los "límites saludables" establecidos para el colesterol, la psicosis generada en torno al tema y el extraordinario negocio que genera, vamos a mirar un poco más allá lo que realmente ha demostrado el mundo científico.

Fuente: vitonica.com

Pin It