Las pruebas con el "páncreas artificial" incluyen a pocos pacientes de color

Pin It

Médicos y pacientes con diabetes esperaron durante años la llegada del "páncreas artificial". Ahora, un estudio sugiere que las pruebas realizadas ignoraron a un segmento importante de esos pacientes: las personas de color.

Eso genera "una brecha con las minorías con diabetes", dijo el autor principal, doctor David Kerr of the William Sansun Diabetes Center in Santa Barbara, California. "Las minorías ya controlan peor la diabetes y sufren más complicaciones en general".

"No comprender los determinantes sociales y culturales potenciales asociados con la salud y la enfermedad podrían generar exclusión en el acceso a esta tecnología que cambiaría la vida de los pacientes".

Su equipo revisó 99 estudios publicados sobre el dispositivo. Sólo seis mencionaban la etnia y apenas cuatro detallaban la cantidad de participantes de otras etnias, según publican los autores en The Lancet Diabetes and Endocrinology.

En uno de los cuatro estudios, 43 de los 46 participantes eran blancos, mientras que en otros lo eran 24 de 25, 11 de 15 y 11 de 12 participantes.

Los pacientes tenían diabetes tipo 1, una enfermedad crónica que se diagnostica en los niños y los jóvenes. El páncreas produce poca o nada de insulina, la hormona necesaria para que el azúcar en la sangre (glucosa) ingrese a las células y se convierta en energía.

Las personas con diabetes tipo 1 tienen que controlarse los niveles de glucosa en sangre durante el día e inyectarse insulina para normalizarlos. Las noches son un problema porque pueden ocurrir alteraciones peligrosas mientras la persona duerme y un dispositivo que controle e inyecte insulina automáticamente sería una solución.

La diabetes mal controlada provoca enfermedad cardiovascular, problemas renales y hasta la muerte.

El páncreas artificial sigue siendo un dispositivo experimental, pero la evidencia disponible sugiere que sería una ayuda segura y efectiva para manejar la enfermedad y minimizar las complicaciones.

Fuente: Reuters Health

 

Pin It