Confirman que el vino ayuda a controlar la diabetes

Pin It

De acuerdo con una investigación publicada en la revista estadunidense Annals of Internal Medicine citado por Los Angeles Times, una copa de vino blanco o tinto, no sólo no hace daño, sino que realmente puede mejorar la salud cardiaca, ayuda a controlar el colesterol y promueve un mejor sueño.

Según los resultados del estudio, después de dos años, las personas con diabetes tipo 2 que bebieron una copa de vino cada noche mejoraron sus niveles de triglicéridos, en comparación con ellos que bebieron agua. Sin embargo, de acuerdo con la publicación, los beneficios del tinto fueron más numerosos y pronunciados que los del blanco.

La variedades del color rubí del vino, según el estudio, incrementaron significativamente el colesterol HDL, que es la forma buena que protege contra enfermedades del corazón, de los pacientes por casi el 10 por ciento y mejoró los perfiles de lípidos de los pacientes que lo recibieron. Las personas también tuvieron mejoría en sus niveles de apolipoproteína A1, una medida de metabolismo de las grasas.

Al término de dos años, quienes bebieron vino tinto, en comparación con aquellos que consumieron blanco o agua mineral, presentaron menos síntomas del síndrome metabólico, como hipertensión, exceso de grasa abdominal, alto nivel de azúcar en la sangre y niveles de colesterol anormales.

En las personas que no tienen el padecimiento, muchos estudios han dicho que aquellos que toman alcohol con moderación tienen buena salud que quienes no lo consumen, lo cual significa un beneficio incidental, según algunos especialistas y en específico los autores del mencionado estudio.

En la investigación, los beneficios del vino tinto sobre el blanco para los pacientes con diabetes tipo 2 tienen que ver con el hecho de que contiene siete veces más compuestos fenólicos de origen vegetal, que lo que contiene el blanco.

Algunos especialistas han dicho que se necesitaría tomar una docena de botellas de vino para producir polifenoles en volúmenes que podrían marcar una diferencia en la salud. Sin embargo, los autores del estudio actual señalan que las investigaciones futuras se deberían centrar en si las concentraciones polifenólicas de una copa de vino podrían ofrecer beneficios a la salud.

La Asociación Americana de Diabetes deja que los pacientes con diabetes elijan si toman alcohol o no, aunque muchos médicos advierten que el consumo puede añadir muchas calorías y complicar el control glicémico.

El estudio más reciente fue realizado por investigadores de Estados Unidos, Israel, Suecia y Alemania. Todos los pacientes de diabetes tipo 2 eran abstemios antes de las pruebas y se mantuvieron con una dieta mediterránea, asegurando que el vino tinto, blanco o agua mineral fuera la única diferencia de su comida.

Fuente: ViveUSA

Pin It