Mayor riesgo de sufrir diabetes tipo 2 en quienes fuman

Un nuevo estudio ha confirmado que las personas que habitualmente fuman o están expuestas al humo del tabaco fumado por otros tienen un riesgo notablemente más alto de sufrir diabetes tipo 2 en comparación con las personas que nunca han fumado y que no suelen estar expuestas al humo del tabaco fumado por otros.

El equipo internacional de Frank Hu, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston, Massachusetts, Estados Unidos, estima que el 11,7 por ciento de los casos de diabetes tipo 2 en hombres y el 2,4 por ciento en mujeres (unos 27,8 millones de casos en total en todo el mundo) podrían ser debidos al consumo activo de tabaco. Hu y sus colaboradores también han comprobado que el riesgo disminuye a medida que pasa el tiempo después de que los fumadores dejan el tabaco.

A raíz de estos resultados, el consumo de tabaco debería ser considerado un factor de riesgo modificable (depende de la voluntad de la persona de fumar o abstenerse) para la diabetes, tal como sostiene Hu. Los esfuerzos de salud pública para reducir el consumo de tabaco pueden por tanto tener un impacto positivo sustancial sobre la incidencia de la diabetes tipo 2 en la población, y también conllevar un importante ahorro en costos económicos sanitarios; prevenir no solo es mejor que curar para la persona, sino también más barato.

Si bien son abrumadoras las pruebas de que fumar es un factor de riesgo para el cáncer, y las enfermedades respiratorias y cardiovasculares, ha costado bastante corroborar la existencia de una relación entre esta práctica y el riesgo de diabetes tipo 2.

En el nuevo estudio, el equipo de Hu llevó a cabo un meta-análisis de 88 investigaciones anteriores sobre la asociación entre fumar y la diabetes tipo 2, analizando datos de salud de casi 6 millones de participantes en los estudios. Hu y sus colegas encontraron que, en comparación con quienes nunca habían fumado ni sufrido una exposición considerable al humo del tabaco fumado por otros, todos aquellos que estaban o habían estado expuestos al tabaco tenían un riesgo mayor de sufrir diabetes tipo 2.
Este incremento era de un 37 por ciento para quienes fumaban en la actualidad, un 14 por ciento para los que fumaron en el pasado pero ya lo habían dejado, y un 22 por ciento para los fumadores pasivos (quienes respiraran aire con humo de tabaco fumado por otros).

En el caso de los exfumadores, el nivel de riesgo variaba bastante en función del tiempo que llevaban sin fumar. Para quienes hacía menos de 5 años que habían abandonado el tabaco, el riesgo en realidad aumentaba, y bastante (en promedio un 54 por ciento).
Sin embargo, cuando llevaban entre 5 y 10 años apartados de los cigarrillos, el aumento de riesgo era de solo un 18 por ciento. Y pasaba a ser de un mero 11 por ciento transcurridos más de 10 años sin fumar.

Entre los fumadores actuales, la cantidad de tabaco fumada tenía mucha influencia. El aumento en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 era del 21 por ciento, el 34 por ciento, y el 57 por ciento para quienes fumaban muy poco, con moderación o mucho, respectivamente, en comparación con quienes no fumaban nunca.

Fuente: Noticias de la Ciencia y la Tecnología