Mayas mexicanos están más expuestos a la diabetes: estudio

 

Un nuevo estudio muestra que existe una relación entre la población maya y una mayor susceptibilidad de desarrollar diabetes, lo que explicaría por qué algunos mexicanos tienen más riesgo que otros de sufrir esta enfermedad.

 

“La diabetes es multifactorial y son muchos los factores que están influyendo, uno de estos es la parte genética, y otro es la ambiental”, dijo Julio César Lara Riegos, quien es parte del equipo de investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que realizó este trabajo.

La población maya es el segundo grupo indígena con más presencia en México. Hay 786 mil personas que viven de forma predominante en la península del sureste del país, de acuerdo con datos oficiales.

Estudios sociodemográficos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) del 2009, apuntaron que el 69.9 por ciento de los mayas reside en Yucatán; el 20.6 por ciento en Quintana Roo; y el 9.2 por ciento en Campeche.

El trabajo de la UNAM tomó muestra en 575 personas de 26 comunidades de la península, a quienes se les hicieron análisis genéticos a través de muestras de sangre. Los polimorfismos se compararon tanto en grupos con diabetes como sin diabetes.

“Encontramos dos polimorfismos asociados [a la diabetes]”, dijo Lara. Estos polimorfismos o variantes genéticas de la población fueron el ABCA1 y el CDKN2A/2B.

El primero es parte de muchas poblaciones que habitaban los pueblos de américa antes de la llegada de europeos y el segundo común en la población mayas del sureste mexicano.

“En México la población es tan diversa que los trabajos deben hacerse por grupos. Este trabajo abarca a los mayas de México. Sería interesante después comparar resultados con poblaciones de Centroamérica”.

Además, el trabajo llamado “Susceptibilidad de la Diabetes en Mayas” halló a través de los perfiles de lípidos que la población maya tiene una especial relación con la alta insulina, que proviene de los azúcares, y las lipoproteínas de alta densidad, que transportan el colesterol desde los tejidos al hígado.

“O sea la susceptibilidad en esta población aumenta con una alteración en el metabolismo principalmente de lípidos”, afirmó Lara.

De acuerdo con el experto, desde el 2008 existen trabajos en el país que han intentando determinar las variantes genéticas en poblaciones mestizas, pero este estudio en específico que inició hace cuatro años es el primero en población maya.

Los hallazgos podrían ser un marcador genético que sirva a futuro para determinar estrategias de prevención de la diabetes a nivel público, y también a tomar decisiones a los médicos, predijo Lara.

Por otra parte, el trabajo de campo sostuvo que la importancia de las condiciones ambientales que detonan la diabetes en esta población.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 estableció que en México 6.4 millones de personas viven con diabetes. Asimismo, el padecimiento es la segunda causa de muerte en el país, con cerca de 78 mil fallecimientos al año.

En lo que respecta a la población maya, la dieta es el factor ambiental que detona en muchas ocasiones que las personas incrementen su susceptibilidad a desarrollar la diabetes tipo II.

“De alguna manera están consumiendo un alto grado de comida que los hacen aumentar de peso”, dijo Lara quien ejemplifica hasta qué grado influye la predisposición genética en el desarrollo de diabetes, “la genética para comprender es como la carga de una pistola, y el medio ambiente, el detonante”.

Este equipo de la Facultad de Química de la UNAM liderado por Marta Menjívar Iraheta continuará trabajando por lo menos dos años más, en los que esperan encontrar más avances sobre la interacción de las variantes genéticas y la diabetes de la población maya.

“Yo diría que es el inicio de la investigación”, acotó Lara.

Fuente: Juan Luis García Hernández / sinembargo.mx